“El referéndum revocatorio constituye la mejor oportunidad para que la Fuerza Armada se reencuentre consigo misma, como entidad profesional, especializada y al servicio de toda la Nación y no de parcialidad política alguna”, señaló el diputado Luis Barragán.

Crédito La Patilla

Crédito La Patilla

Al iniciar el acto de presentación del libro “El Estado Cuartel en Venezuela”, en la sede de la Asamblea Nacional, el parlamentario manifestó la inquietud que genera la consabida etapa de los ascensos militares en Venezuela: “Legítima inquietud, porque Nicolás Maduro los entiende como de una exclusivísima competencia que privilegia únicamente su interés de prolongarse en el poder, impidiendo el natural debate público que ha de suscitar una materia de tanta trascendencia para la ciudadanía. Ascensos que deben fundarse en el mérito absolutamente profesional para salvaguardar a la institución, porque la Fuerza Armada es institución en el marco de toda democracia convincente. Nos negamos a que ella sea un apéndice de la hegemonía partidista que se pretende en nuestro país y que, por cierto, irremediablemente la lesiona perdiendo respeto y credibilidad”.

La presentación del libro contó con la presencia del diputado Omar Ávila, las intervenciones de los doctores Luis Buttó y José Olivar, coordinadores del esfuerzo académico, y la intervención final del diputado Edgar Zambrano, quien lo ofreció a nombre de la Comisión Permanente de Defensa que preside.

Finalmente, el diputado Barragán indicó: “La validación de las firmas ha contado con la admirable paciencia de la ciudadanía que, independientemente de su edad, está venciendo los obstáculos interpuestos por el órgano comicial. Por razones obvias, los miembros de la corporación castrense no pudieron compartir la solicitud del revocatorio que se ofrece como una esperanza de las grandes mayorías, pero – planteado frente a toda adversidad – tendrán la ocasión de reconquistar la vida institucional, profesional y meritocrática que esta solución constitucional a la crisis expone”.

Fuente: La Patilla

comparte