Fuente: Analítica.com

Para el diputado y vicepresidente de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional (AN), Armando Armas, la designación del M/G Carlos Osorio, como jefe de la Inspectoría General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), es una burla al pueblo venezolano y una ofensa a la institución militar.

Analítica.com

Analítica.com

El parlamentario indicó que Osorio ha sido señalado en presuntos hechos ilícitos tanto a escala nacional como internacional y de corrupción durante su gestión al frente del Ministerio de Alimentación.

Se refirió concretamente a la inclusión del funcionario en la lista de los 56 sancionados por el Congreso de los Estados Unidos y a la investigación solicitada a la Fiscalía por la Comisión de Contraloría de la AN por supuestas irregularidades ocurridas en los procesos de compra, importación, suministro y distribución de alimentos, y daño al patrimonio público cercano a los 27 mil millones de dólares.

“Cómo alguien tan cuestionado y que no estuvo a la altura para garantizar la seguridad alimentaria, ahora se va a encargar de supervisar el desarrollo de la institución armada. No hay dudas de que el nuevo inspector de la Fanb es responsable directo de la hambruna en Venezuela”.

Armas argumentó que en un país hay seguridad alimentaria cuando todos los ciudadanos tienen acceso a la comida de forma sostenida y de manera socialmente aceptable para mantener una vida activa y saludable, sin necesidad de depender de suministros de emergencia, hurgando en la basura, robando o utilizando otras estrategias de afrontamiento.

“En este momento, seis de cada 10 venezolanos come apenas una o dos veces al día”.

Por ello, el nombramiento de Carlos Osorio es una afrenta a las miles de familias que pasan hambre debido a la escasez de alimentos básicos y su alto costo, mientras un gobierno indolente y corrupto mueve sus fichas a su conveniencia con el único fin de preservar el poder”.

El vicepresidente de la Comisión de Defensa y Seguridad indicó que en la Fanb hay un recurso humano con suficientes méritos para asumir con eficiencia y transparencia el cargo de Inspector General. “Es hora de exigir respeto por la institución castrense. Un pequeño grupo no se puede imponer ante la gran mayoría de hombres y mujeres que si aman a Venezuela y la defienden día a día”.

comparte