Fuente: Diario de Los Andes 

Un conocido le pidió una carrera y él aceptó. Salió de su casa, a bordo de su moto, y se dirigió hacia los límites de Trujillo con Lara. Según sus familiares, sujetos no identificados lo interceptaron y balearon a muerte. Su cuerpo quedó tendido en la vía pública, junto a su moto y pertenecias de su pasajero. Sobre este último no hay información, presumen que los asesinos lo desaparecieron.

Crédito Francisco Vergara Diario de Los Andes

Crédito Francisco Vergara Diario de Los Andes

Junior de Jesús Marquina Escalona, como fue identificado el hoy difunto,  era cabo segundo del ejército y estaba destacado en Fuerte Tiuna. Sin embargo, tenía 22 días en tierras trujillanas, porque su mamá estaba enferma. En este tiempo, mientras no cumplía sus funciones, se dedicaba a hacer viajes en su moto. Servicio prestado sólo a allegados, con el objeto de evitar ser víctima del hampa.

Última carrera

Sandy Marquina, hermana del joven, explicó que el crimen devino este jueves, a eso de las 8:30 de la noche, cuando el militar iba con su pasajero por el sector La Peña, parroquia y municipio Carache.

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) inició las experticias y no descartan móvil alguno. Aunque la tesis del robo podría ser improbable. En el sitio del suceso, los investigadores colectaron las evidencias necesarias, entre las cuales están la moto de la víctima, un zapato y el maletín del pasajero.

Cabe señalar que las autoridades buscan al amigo de Junior, pues no se sabe si fue raptado por los maleantes. En ese sentido, se desconoce si permanece con vida y su testimonio podría ser clave en la identificación de los culpables.

Pediría la baja
Los familiares de Marquina, quienes conversaron con el equipo de reporteril del Diario de Los Andes, comentaron que el joven, de 24 años, dejaría la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para volver con su mamá. Desde hace un tiempo, la progenitora estaba enferma y él se encargaría de su cuidado.  Apenas le faltaba un año para pedir la baja formalmente. Expresaron que Junior no era delincuente. Se trataba de un joven emprendedor, a quien le faltaba mucho por vivir.
– See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=31050#sthash.vNNZEWsB.dpuf

comparte