Fuente: El Nacional , Abel López

 

Venezuela gastó 5.657 millones de dólares en armamento y equipos militares para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) así como vehículos y material antimotín para reprimir las protestas, desde 1999 hasta 2016, según cifras del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri).

Durante el gobierno de Nicolás Maduro se ha gastado 27,1% del monto señalado, aproximadamente 1.535 millones de dólares. En los últimos 17 años Venezuela se ha ubicado en el puesto 21 del ranking mundial de los países que más han destinado recursos para armamento bélico. Además, ha mantenido el primer lugar en Latinoamérica.

Durante el mismo período, otros países de la región figuran en el ranking: Chile, en el puesto 25, con un gasto de $ 4,9 millardos; Brasil en el 29, con $ 4,2 millardos y Colombia en el 43, con $ 2,5 millardos.

Los principales proveedores de Venezuela han sido Rusia, China y España, con la adquisición de material por $ 4.005, $ 628 y $ 290 millones respectivamente, indicó el Sipri.

La ONG Control Ciudadano, presidida por Rocío San Miguel, señaló que entre 2015 y 2016 Venezuela redujo las compras en un 90% en comparación con 2013 y 2014, pero en 2016 aumentó 5% en comparación con 2015. Sin embargo, el Sipri detalló que pasó de gastar $ 162 millones en 2015 a $ 27 millones en 2016.

Antimotines

Según el Sipri, en 2016 Venezuela solo compró armas a China y Ucrania por $ 32 y $ 5 millones de dólares, respectivamente. La falta de información oficial dificulta precisar la cantidad, modelo y costo de las adquisiciones militares. Sin embargo, diversas organizaciones nacionales e internacionales han revelado información al respecto.

Foto Manuel Sardá

Control Ciudadano alertó a inicios de 2017 la necesidad de crear mecanismos para controlar las compras militares. En su más reciente informe, la ONG sostuvo que entre 2014 y 2015 se compraron equipos y sistemas antimotines para la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) principalmente a China.

En 2014 la GNB recibió vehículos y material antimotín de la Corporación de Industrias del Norte de China (Norinco). Control Ciudadano detalló que arribaron vehículos blindados Norinco VN-4 (“rinocerontes”), WTC-1 (“ballenas”) y porta barreras ABV-1 (“Murciélagos”); además de 18.000 equipos de protección individual “robocop” y equipos y materiales antimotines no especificado.

Foto Omar Veliz

Lacrimógenas

Las bombas lacrimógenas vencidas que poseen los cuerpos de seguridad provienen de la empresa brasileña Condor Non-Lethal Technologies. Entre 2002 y 2011 el gobierno venezolano adquirió de Brasil 143 toneladas de material antidisturbios (bombas lacrimógenas, granadas lacrimógenas, perdigones, entre otros) por un monto aproximado de 9,9 millones de dólares, resaltó Lexys Rendón, coordinadora de Laboratorio de Paz, en una entrevista exclusiva a El Nacional Web.

Entretanto, la empresa española Falken mantuvo un convenio con la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim) para la fabricación nacional de bombas lacrimógenas. Entre 2008-2009 y 2012-2013 el gobierno nacional adquirió material antidisturbios y la materia prima de las lacrimógenas por un monto aproximado de seis millones de euros en total, puntualizó Rendón.

Foto EFE / Cristian Henández

La coordinadora de Laboratorio de Paz dijo que España no ha renovado la posibilidad de vender más material antidisturbios. La última entrega que llegó del país europeo fue en 2014 por un acuerdo que debían cumplir. Rendón acotó que el gobierno intenta realizar nuevas compras a Brasil, pero la Condor Non-Lethal Technologies se niega por la falta de dinero y la situación actual del país.

“Por eso es que vemos esas bombas vencidas (…) Podrían estar buscando dinero para que Rusia o China las provean”, expresó Rendón. También agregó: “Existe corrupción y opacidad. Lamentablemente terminamos enterándonos no porque lo informen, sino por los entes internacionales que deben rendir cuentas”.

Foto Omar Veliz

El precio calculado de las bombas lacrimógenas importadas de Brasil es de $ 40, mientras que las producidas por Cavim mediante el convenio con Falken rondaría entre $ 15 y $ 20. Se desconoce la cantidad de artefactos comprados y fabricados, los detalles de las transacciones permanecen en secreto.

Lexys Rendón también denunció que el uso de material tóxico en las manifestaciones es ilegal, solo se deben emplear en situaciones extremas como disturbios o contención de turbas.

Foto EFE / Cristian Hernández

Presupuesto de Defensa

El presupuesto para el Ministerio de Defensa ha aumentado cada año y ha resultado favorecido en comparación con otras carteras. La FANB recibió Bs 33 millardos en 2015, Bs 85,3 millardos en 2016 y Bs 767,8 millardos en 2017; mientras que el Ministerio de Alimentación recibió Bs 8,6 millardos, Bs 21,4 millardos y Bs 82,2 millardos, respectivamente cada año.

La más reciente cifra oficial que se conoce es del 29 de febrero de 2016, cuando el gobierno publicó en Gaceta Oficial la asignación de 181,7 millones de bolívares del Fonden para la adquisición de material y equipos antimotines “de última generación” para la GNB.

Para suscribir los actos, convenios, contratos y compromisos se delegó al general de brigada Hermes Carreño Escobar, director del Servicio Desconcentrado de Bienes y Servicios de la Fuerza Armada Nacional (Sedefanb). A su vez, el funcionario rendiría cuentas al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, quien firmaría los documentos delegados discrecionalmente, según lo establecido en Gaceta Oficial.

comparte