Bogota. Sectores políticos se mostraron escépticos por las declaraciones. Según el Washington Post la nueva actitud del jefe de Estado venezolano es apropiada. El presidente Álvaro Uribe elogió las afirmaciones de su homólogo venezolano Hugo Chávez sobre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. “A mí me parece, primera vez que lo digo, que los comentarios del presidente Hugo Chávez son positivos, ayudan”, respondió Uribe en una entrevista con la radio La W. El Presidente no formuló otros comentarios sobre la posición expresada el domingo por Chávez al llamar a las FARC a que liberen “a cambio de nada” a secuestrados en su poder y que “la guerra de guerrillas paso a la historia”. Las declaraciones de Chávez frente a las FARC fueron recibidas por sectores políticos, Iglesia Católica y analistas colombianos con algo de sorpresa y escepticismo. Recordaron que en enero el mandatario venezolano pidió que se reconociera al grupo rebelde como una fuerza beligerante y resaltó el derecho que tenían a la lucha armada. Esta vez confían que las palabras de Chávez, quien fungió como mediador de un canje de rehenes por rebeldes presos del cual fue cesado por el gobierno de Uribe, se traduzcan en hechos concretos. Cambio. Las FARC, que han sufrido “golpes devastadores” en los últimos meses, han perdido ahora el apoyo del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó en su editorial de ayer el diario The Washington Post. “El cambio de posición de Chávez frente al grupo colombiano que elogió hasta hace pocos meses es un giro apropiado”, señaló el artículo. El matutino argumenta que la explicación obvia para la nueva posición de Chávez frente a las FARC se encuentra en las computadoras portátiles confiscadas a esa guerrilla en marzo por las autoridades colombianas. “Los allegados de Chávez no han ofrecido respuestas coherentes hasta ahora a las denuncias de que en los archivos que se encontraron en esas computadoras había hechos aparentemente derivados de contactos del gobernante con el grupo guerrillero”, afirmó el periódico en su principal comentario editorial. Por su parte, el ex presidente argentino Eduardo Duhalde manifestó en Brasilia que el llamado de Chávez a que las FARC depongan las armas y liberen a sus rehenes es un alivio para toda Suramérica. Duhalde hizo una breve visita a la capital brasileña para conocer los programas sociales del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, con quien tuvo una reunión privada que duró alrededor de cuarenta minutos. Guerra de acusaciones por reelección … El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y la ex legisladora Yidis Medina, cuyo voto salvó en 2005 la ley que permitió reelegir al mandatario y está detenida por presunto cohecho, intercambiaron nuevas acusaciones y desmentidos dentro de la guerra de comunicados que libran. Uribe insistió, en un comunicado divulgado por la Presidencia, en que Medina, ex miembro de la Cámara de Representantes, llamó por lo menos tres veces a su hijo mayor, Tomás, para pedirle favores. El jefe de Estado señaló que Tomás, su esposa Lina Moreno, su otro hijo Jerónimo y el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, supieron de las llamadas y declararán próximamente ante los jueces bajo juramento. Medina aportó el voto decisivo para aprobar en el 2005 la reforma constitucional que abrió la posibilidad de la reelección inmediata. Horas antes, Medina dijo que nunca ha llamado al hijo del Presidente y que no sabía el número de su teléfono celular. Fuente: El Nacional. Mundo/16

comparte