Fuente: Clarín

Para la analista Rocío San Miguel, presidenta de la ONG “Control Ciudadadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional”, la incursión militar de ayer en el fuerte Paramacay que el gobierno presentó como una sublevación sólo servirá para justificar la persecución y “operativos futuros de limpieza en el interior de las fuerzas armadas”.

San Miguel, una de los expertos más consultados en temas castrenses de Venezuela, cuestionó la situación irregular ocurrida en ese cuartel del estado de Carabobo y calificó a los hechos como un posible “falso positivo” por no cumplir con los parámetros de un alzamiento clásico.

En la madrugada de ayer, un grupo de militares del llamado Fuerte Paramacay (centro norte de Venezuela) se sublevó, aunque fue rápidamente reducido por otra facción del Ejército. Por la acción fueron detenidos siete militares y había dos muertos.

Consultada por la prensa local, San Miguel dijo que “el pronunciamiento de hoy (por ayer) estuvo claramente infiltrado por el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, la policía política del régimen) y la DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia militar) desde hace varios días. Y ahora servirá de excusa para feroz persecución al interior de las fuerzas armadas bolivarianas”. Según su análisis, el gobierno tendrá excusas desde ahora para iniciar una “caza de brujas” entre quienes no comulguen con sus intereses.

La presidenta de Control Ciudadano recordó que el oficial presentado como líder de la asonada, Juan Caguaripano, quien habla en un video donde se anunció la rebelión, ya se había pronunciado en 2014, estaba fichado por las fuerzas armadas, se encontraba prófugo desde entonces “y ahora aparece en La Brigada Blindada 41 para llevar a cabo el operativo”.

“¿El Sebin respondiendo a un alzamiento militar? ¿Un oficial que se había rebelado en 2014 aparece de nuevo en esa brigada? Huele a falso positivo”, dijo la especialista.

En su cuenta de Twitter, San Miguel también puso énfasis en el hecho de que resultó “al menos curioso” que en una situación de alzamiento militar haya sido el dirigente oficialista y legislador, Diosdado Cabello, quien informara sobre el hecho y no el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, el miembro más poderoso del gabinete de Maduro.

Ante otra pregunta, la presidenta de Control Ciudadano destacó que hay evidencias de inestabilidad dentro del mundo militar y división entre grupos “chavistas” y “maduristas”. En su opinión, no hay movimientos militares similares en otros cuarteles del país, aunque señaló que es importante darle seguimiento a este hecho por si hay algún “coletazo”.

San Miguel mostró preocupación por la repercusiones que este episodio tendrá, pues a su juicio, va a servir para hacer “limpieza” contra oficiales incómodos o con perfil institucional, que se hayan pronunciado en contra de casos de corrupción o violación a los derechos humanos.

Crédito AP/Juan Carlos Hernández

Crédito AP/Juan Carlos Hernández

comparte