Bogota. Abogada especialista en Derecho Internacional y Seguridad y Defensa, ex profesora de la Escuela de Guerra de las Fuerzas Armadas venezolanas.}} ¿Hay que preocuparse por las compras de armas por parte de Venezuela? Claro que sí, pero no inmediata. Es a la vuelta de dos años cuando tendremos efectivamente en el país todas las armas que hemos venido comprando, que van desde unos 100 helicópteros multipropósito hasta fragatas oceánicas, submarinos y los mejores interceptores del mundo, que son los aviones Sukhoi. ¿Esta compra de armas puede ser el inicio de una carrera armamentista? Hay adquisiciones en cuatro países clave: Chile, Colombia, Brasil y Venezuela. Puede llamarse carrera armamentista o adquisición de armas por obsolescencia, que es el caso de Venezuela. Lo que pasa es que a veces es más costoso mantener un equipo obsoleto que comprar uno nuevo, pero también es cierto que se está ampliando la gama de adquisiciones con submarinos y los sistemas misilísticos, lo que puede generar tensiones geopolíticas en el área. ¿Se puede percibir esto como una amenaza, especialmente para Colombia? Pienso que sí, sobre todo por el tema de los submarinos. Cabe recordar que los submarinos están para cortar las comunicaciones, y aunque no se puede juzgar a Venezuela por comprarlos, los submarinos representan un juego peligroso dada la circunstancia geográfica del Caribe colombiano. Fuente: EL Tiempo, Bogotá. 31 de mayo de 2008. Wilson Fernando Vega. Redacción Internacional

comparte