Caracas. Rocío San Miguel es abogada egresada de la Universidad Santa María con especialidad en derecho de política internacional obtenida en la Universidad Central de Venezuela. Es egresada, asimismo, de la maestría del Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional. Trabajó catorce años en el Palacio de Miraflores, siete de ellos en el Consejo de Seguridad y Defensa de la Nación. Ingresó en la administración pública y salió en el año 2004 cuando fue despedida del Consejo Nacional de Fronteras por haber firmado a favor del referendo revocatorio. Actualmente preside la Asociación Civil “Control Ciudadano”. Intopress la consultó en exclusiva para conocer a profundidad temas de vital interés nacional tales como la seguridad, fronteras y el desarrollo de las políticas públicas. – ¿Se justifica la tesis esgrimida por el Presidente de la República sobre un supuesto plan secesionista que denominó como “Medialuna”? – No sé qué base podría tener el Presidente para esa afirmación. No hay suficientes evidencias en ese sentido. No creo que una tesis como esa encuentre eco en el país. Los elementos que cohesionan a los venezolanos son enormes y sería un dislate, por parte de cualquier grupo, promover un planteamiento tan fútil como la secesión. El Presidente ha buscado comparación con el proceso de autonomía en Bolivia pero, particularmente, veo mucha distancia. En todo caso, a las afirmaciones del Presidente no le atribuyo fundamento en el tiempo, ni tampoco viabilidad ni mucho menos comparto la secesión. – ¿Cómo evalúa el estado actual de las relaciones entre Venezuela y Colombia? – Están tensas, difíciles, complejas y requieren el máximo esfuerzo y aporte de los venezolanos y colombianos. En este tipo de relaciones hay mucho más que perder que ganar; pero vemos que se está profundizando más en las diferencias que en lo común y en los beneficios que la paz puede producir. – Una guerra con el Imperio o con Colombia, ¿cuál de los dos escenarios es más factible de acuerdo a su apreciación? – Hay una máxima muy antigua que dice: “todo el mundo sabe cuándo comienza una guerra pero no cuando termina”. El dilema de las guerras es que hay otros modos de hacerla y no sólo a través de una declaratoria e inicio de operaciones. Hay otras formas, por ejemplo, a través de las escaladas diplomáticas y con las operaciones de baja intensidad. Sin embargo, no veo en el horizonte inmediato la posibilidad real de una guerra con Estados Unidos. No creo que eso esté dentro del interés de ese país. Y una guerra con Colombia no sería deseada por ninguno de los dos pueblos. Todo ciudadano racional debe oponerse siquiera a la idea de una guerra con Colombia. RENDICIÓN DE CUENTA DE LOS GOBERNANTES – El hecho de que Venezuela posea grandes reservas de agua y energía, ¿no la hace blanco del Imperio para una posible invasión? – Sudamérica es un espacio que plantea enormes desafíos a nivel energético. Eso es inocultable desde el punto de vista geoestratégico. Por ejemplo, es probable que las mayores fuentes de agua del planeta estén en el Amazonas y desembocan en Venezuela. Asimismo, allí están las fuentes energéticas de la Faja Petrolífera del Orinoco, así como el pulmón vegetal de la Amazonía, en fin, todo representa un valor estratégico de enorme importancia. Por lo tanto, el desafío del siglo veintiuno es buscar la manera que esas riquezas encuentren una manera de desarrollo en consonancia con la paz y la convivencia pacífica. Queda por delante mucho diálogo y el hecho de que funcionen las instituciones para retroalimentar el pensamiento y las ejecutorias de las políticas públicas. Se requerirá, entonces, auditabilidad, transparencia y rendición de cuentas por parte de los gobernantes para sus ciudadanos. – ¿Es fundado el temor de algunos países de la región sobre una supuesta carrera armamentista iniciada por el gobierno del presidente Chávez? – Los Estados están en el legítimo derecho de renovar sus sistemas de armas. Son decisiones que los Estados deben asumir en función de sus necesidades estratégicas. Hasta allí existe una premisa general. Pero, también hay una premisa menor: el debate interno que en los Estados debe darse con respecto las necesidades de inversión a largo plazo en los sistemas de armas. Es decir, los consensos, contrapesos y la identificación eficaz de las amenazas es lo que permitirá una mayor certitud en la ejecución presupuestaria. Sin embargo, desde el año 1999 Venezuela tiene pendiente la elaboración del concepto estratégico de la nación de acuerdo al capítulo séptimo de la Constitución. Este concepto pudiese definir con exactitud cuáles son nuestras amenazas y así permitir hacernos de los sistemas de armas idóneos para jurisdiccionar los espacios terrestres, marítimos y aéreos. RELACIÓN CON LAS FARC – ¿Considera confiable el informe de Interpol sobre el examen forense practicado a la laptop del guerrillero colombiano “Raúl Reyes”? – Desconozco el contenido del informe de Interpol. Lo que se sabe, hasta ahora, es que las pruebas dentro del computador no han sido alteradas. A la Interpol le doy la credibilidad de los resultados que por más de ochenta y cinco años ha producido a los distintos países que la conforman en la lucha contra la delincuencia transnacional. Es un organismo consolidado que ha permitido la captura de importantes criminales internacionales; inclusive, ha prestado una colaboración loable en la captura de criminales de guerra en conflictos como el de Ruanda y el de ex Yugoslavia. Ha sido tan importante la Interpol en esa lucha que en Venezuela funcionan doce oficinas y dirigidas por policías venezolanos. Esas oficinas están en Güiria, Puerto Cabello, Punto Fijo, San Cristóbal, Maiquetía, produciendo transmisión de datos para la captura de individuos. En el caso de las computadoras, considero que se le da una gran importancia; creo que las evidencias vendrán de los juicios, testimonios de los miembros de las Farc, grabaciones, fotos satelitales, en fin. – ¿Hay campamentos de las Farc y del ELN sobre territorio venezolano? – Hay denuncias muy graves al respecto. Se ha sabido de presencia de guerrilleros en Venezuela. (Rodrigo) Granda, más allá de lo ilegal e inapropiado de su detención, fue la evidencia de la existencia de guerrilleros en el país. Ha habido acusaciones y señalamientos del gobierno colombiano indicando coordenadas de dónde están ubicados estos campamentos pero no han obtenido respuesta de Venezuela. También hay denuncias de ganaderos y propietarios de fincas en la frontera que dan cuenta sobre ello. Sin embargo, da la impresión que esos guerrilleros estuviesen desplazándose hacia el interior de Venezuela. Al respecto, el gobierno debe darle paz a la población y demostrar que tenemos jurisdicción sobre estas zonas. Es una situación muy lamentable del estatus actual sobre lo que significa el ejercicio de la soberanía territorial. – ¿El gobierno venezolano mantiene relaciones con las Farc? – Existe una relación evidente, desde el punto de vista del apoyo político que, claramente, ha dado el Presidente. Hay suficientes pruebas sobre esto, ha habido comunicaciones para la liberación humanitaria, para aceptar a “Iván Márquez” en Miraflores; ha habido reconocimiento del ministro Rodríguez Chacín de conocer a todos los altos mandos de las Farc; ha habido activismo diplomático internacional por parte del presidente Chávez para obtener beneficios políticos de las Farc. Esta es una ruta que puede ser criticada pero no significa que haya comisión de hechos delictuales, lo cual, de ser cierto y comprobado, estaríamos frente a un grave problema. Rol de la FAN – ¿No es una contradicción exigir la soberanía de la Guajira mientras se ignora, por ejemplo, el caso del Esequibo? – Nos duele que el Presidente instrumentalice, de forma equivocada, el tema de la delimitación pendiente con Colombia y olvide de manera flagrante, y con daños mayores para la soberanía nacional, lo que está ocurriendo actualmente en el Esequibo. El sexto batallón de ingenieros del Ejército brasilero, en acuerdo suscrito con el gobierno de Guyana, está a punto de concluir un puente sobre el río Takutú y es extremadamente grave porque está sobre territorio venezolano. Cabría una reflexión por parte de la Fuerza Armada Nacional sobre el rol que están dejando de cumplir en la frontera. – ¿En qué consiste la solicitud de la asociación civil Control Ciudadano de ordenar la captura a los guerrilleros de las Farc y Eln que pisen territorio venezolano? – Presentamos esa solicitud al Ministerio Público y se ha producido, aparentemente, una respuesta negativa. Fue una solicitud enmarcada de acuerdo a los convenios de Ginebra los cuales permiten a los ciudadanos de los países el ordenar la captura de los criminales de guerra. Fue lo que hizo, precisamente, el juez Garzón en España. – ¿Cómo ve las relaciones entre Venezuela y países considerados como radicales tales como Irán? – Venezuela tiene legítimo derecho de relacionarse con cualquier país del mundo siempre y cuando se dé en forma transparente y auditable, y que los convenios suscritos sean públicos. Fuente: www.diarioeltiempo.com.ve

comparte