París. Ingrid Betancourt a su llegada a París. Ingrid Betancourt se emocionó al llegar a Francia, su segunda patria, donde la recibió el presidente Nicolas Sarkozy. “Sueño desde hace siete años con vivir este momento. Es muy, muy emocionante para mí respirar el aire de Francia, estar con ustedes”, dijo al pie de la escalerilla del avión que la trasladó desde Bogotá. Vestida con un traje azul marino, la ex rehén bajó risueña, se abrazó con Sarkozy y besó a la primera dama, Carla Bruni. “Se lo debo todo a Francia”, dijo la mujer que pasó 2.321 días en manos de las FARC. “Miro a este hombre que tanto luchó por mí y a través de él también veo a toda Francia”, agregó. A su llegada al palacio del Elíseo, la ex candidata presidencial pidió a los guerrilleros “que sean buenos perdedores porque es momento de rectificar”. “Los colombianos estamos dispuestos a tenderles la mano, pero no estamos dispuestos a participar en una farsa”, agregó. Pidió al Gobierno francés que conceda becas a los demás rehenes liberados y a los que aún están en cautiverio, una vez que sean libres. “Para todos los que han sido víctimas de esos verdugos, si desean venir a Francia, no hay problema, al contrario”, le respondió Sarkozy, quien se comprometió a continuar las gestiones. Betancourt también tuvo momentos de humor: “Lo siento por haber afeado la fachada”, dijo al descolgar el retrato de ella que habían colocado en el edificio del ayuntamiento de París. La gran foto fue colgada por las autoridades en 2004 para recordar, día a día, el calvario que vivió. Expresó su deseo de reunirse con el papa Benedicto XVI. No obstante, dejó su futuro envuelto en misterio: “El futuro se abre lleno de oportunidades. Lo que me hizo daño en la jungla se queda en la jungla”, declaró. Betancourt se someterá hoy a pruebas médicas, aunque el jefe médico del Elíseo, Christophe Fernández, concluyó que su estado es satisfactorio. Fuente: El Nacional. Mundo/14

comparte