Fuente: El Nacional 

La militarización de los cuadros directivos de las instituciones del sector público llegó a Petróleos de Venezuela, pero igual que en las experiencias anteriores esa presencia no mejorará la deplorable situación de la estatal, aseguraron fuentes sindicales. “Los cambios anunciados por el presidente Nicolás Maduro el domingo corresponden a una razzia del gobierno en Pdvsa para poner militares leales, de su total confianza”, aseguró el dirigente Iván Freites.

Crédito Archivo El Nacional

Crédito Archivo El Nacional

El directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela indicó que con el nombramiento del mayor general Manuel Quevedo como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa “se pretende hacer creer a la población que sacan a unos corruptos para colocar gente honesta, pero no es así. La medida es salir de un grupo político considerado desleal al proceso revolucionario que adelanta Maduro”.

Insistió que más que un enroque político, el gobierno debe dar una señal de que toma los correctivos para reflotar la industria petrolera ante la caída acelerada de sus actividades medulares: exploración, producción, refinación y mercado interno.

Freites advirtió que los clientes internacionales devuelven los cargamentos de crudo exportado desde Venezuela por no llenar las especificaciones de calidad, como que el petróleo sea deshidratado previamente. “En el chavismo, los militares han demostrado que no son los mejores gerentes como se vio en las empresas básicas de Guayana y varios ministerios, entre otras instituciones”, recalcó.

Otros sindicalistas, que pidieron no mencionar sus nombres, deploraron las malas condiciones financieras y operacionales de Pdvsa en cuya nómina de 150.000 empleados solo un poco más de 30.000 son técnicos y profesionales calificados.

“Igual que el resto de los venezolanos, el trabajador petrolero gana un salario que no le alcanza, pero el gobierno impone las condiciones del contrato colectivo a través de dirigentes sindicales de la Futpv”, destacó una de las fuentes. Esa dirigencia discute actualmente la convención colectiva 2017-2018 pues la vigente venció el 1º de octubre.

Otro vocero destacó que con los militares se profundizará el acoso laboral contra los trabajadores desde 2003 como la orden de ayer al personal de votar por los candidatos oficialistas a alcaldes el próximo 10 de diciembre.

Manuel Quevedo es el tercer militar que preside Pdvsa. “El primer presidente fue el general Rafael Alfonzo Ravard un buen gerente tanto en Pdvsa como en la Corporación Venezolana de Guayana”, recordó Freites.

Agregó que Guaicaipuro Lameda, designado por Hugo Chávez, se identificó con los trabajadores y defendió la autonomía y normalidad operativa y financiera de Pdvsa por lo que fue vetado por el oficialismo.

El Dato

El éxodo de personal calificado de Pdvsa agobiado por la persecución laboral y el deterioro de la calidad de vida se agudizará con la militarización, advirtió Iván Freites. “30% de los profesionales y técnicos renunció en 2016 para emigrar a las industrias petroleras de otros países”, dijo. Anotó que si bien actualmente recopilan las estadísticas de 2017, ese porcentaje es mayor el presente año, pues el 15 de octubre pasado renunciaron 110 de 350 personas de la nómina de la empresa Petrocedeño en Anzoátegui.

comparte