Fuente: Maduradas.com (con información de El Cooperante)

La presencia de un comandante cubano en los ejercicios militares del pasado 14 de enero, así como el traslado de los restos de Fabricio Ojeda al Panteón Nacional, habrían causado indignación en el seno de la Fuerza Armada Nacional.

Crédito El Cooperante

Crédito Maduradas/ El Cooperante

Una fuente militar comentó al portal El Cooperante que fue muy mal visto el hecho de que a los Ejercicios “Zamora 200” asistiera en sitial de honor el viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Joaquín Quintas Solas, quien fue recibido por el Jefe del Estado Mayor del Ceofan, almirante Remigio Ceballos Ichaso, en un campamento destacado en la isla de La Orchila.

Aseguró dicha fuente que la indignación en las filas castrenses hizo que, en algunos lugares del país,  el despliegue no se llevara a cabo.

La misma fuente reveló que el malestar se repitió este 23 de enero,  por el traslado del exguerrillero Fabricio Ojeda, desde el Cementerio General del Sur al Panteón Nacional.

En el lugar, guerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (Faln) rindieron tributo al hombre que perdió la vida en junio de 1966.

“Lo sucedido no se hace consistente con el mensaje que días recientes lanzaba el ministro de la Defensa, cuando pedía a los comandantes de regiones una férrea lucha contra la guerrilla. Pareciera que hay alguien interesado en que la FAN se desenvuelva en medio de contrariedades de sus máximos líderes, quienes sin duda han utilizado la institución para la promoción de líneas partidistas y abandono de la defensa de los derechos electorales del pueblo”, dijo la fuente.

Uno de los oficiales habría comentado que es evidente que buscan “distraer” al sector castrense para que evada la crítica situación actual.

“Buscan evitar la concentración de su análisis racional sobre la situación económica y lo errático de las decisiones de quienes llevan las riendas de Venezuela”, acotó el informante.

comparte