El Ministerio para la Pesca y la Acuicultura establecerá regulaciones para la pesca de arrastre artesanal en el estado Sucre, acción relacionada con los 14 motores de economía productiva que impulsa el Gobierno venezolano como alternativa a la renta petrolera.

Crédito Correo del Orinoco

Crédito Correo del Orinoco

El objetivo, entre otras cosas, es evitar inconvenientes entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) que realiza labores de resguardo y los trabajadores del mar que usan estos procesos rudimentarios, según reza un comunicado de prensa del Gobierno de Sucre.

La información se dio a conocer el gerente general del Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca), coronel Raúl Ghersi, en un foro realizado en Cumaná, capital de la entidad, con representantes de universidades nacionales, Fanb, pescadores, Poder Popular y otras instituciones relacionadas con el sector.

Para Ghersi, “es necesario elaborar un plan de seguimiento de cada una de las actividades asociadas a la pesca, con la finalidad de ordenar el crecimiento de esta importante actividad productiva, considerando el mantenimiento del equilibrio ambiental y de los propios recursos”.

Autoridades prevén que en un plazo de unos 10 días se obtendrá un informe de este foro que será remitido a Insopesca para elaborar una norma técnica que esperan tener lista en menos de 30 días, refiere el boletín.

La idea surge luego de que el presidente de la República, Nicolás Maduro, en su visita en febrero pasado a la entidad, informara la creación de la Faja Pesquera Faja Pesquera y Acuícola.

La técnica que usan estos trabajadores en esta pesca artesanal se conoce como ‘La Chica’ y ‘Jala pa’ tierra’. Consiste en el empleo de una red similar a la utilizada en la faena industrial, pero de dimensiones mucho más pequeñas, adecuadas a la embarcación que de los pescadores.

La red usada en la pesca de arrastre artesanal es halada desde un bote no mayor a 10 metros de eslora, que por lo general usa un motor de borda de 48 caballos de fuerza.

Fuente: Correo del Orinoco

comparte