Caracas. Contralmirante Cabrera señala que la nueva organización de la FANB es clave para la Soberania. Los términos en que fueron concebidas las regiones estratégicas de defensa integral, en la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Lofanb) son tan amplios que originarán su utilización como arma política. Así lo sostuvo la abogada Rocío San Miguel, coordinadora de la organización Control Ciudadano, quien llamó la atención sobre el poder que ostentarán los comandantes de dichas unidades, investidos con el nuevo grado superior de mayor general, quienes además de las funciones operativas militares, participarán en el desarrollo regional, administrarán el poder de fuego y recursos presupuestarios, con lo cual, a su juicio, los altos oficiales tendrán más poder que gobernadores y alcaldes. Para San Miguel resultan procedentes las funciones asignadas por la Lofanb a las regiones estratégicas, las cuales se dividirán en zonas operativas y áreas de defensa integral, en lo relativo al apresto operacional, puesto que reeditan los parámetros de las guarniciones militares. Sin embargo, puntualizó que se corre el riesgo de una subordinación del mundo civil al castrense, sobre todo a partir de atribuciones como “la planificación, organización, coordinación y supervisión”, “la participación activa en el desarrollo de la región bajo su responsabilidad” y la programación de las actividades militares de respaldo para el restablecimiento del orden público, según todos los aspectos incluidos en el artículo 26 de la Lofanb. “Esto es tan grueso que cualquier cosa puede salir de allí. Si a esto se suma lo dicho por el presidente Hugo Chávez, durante su cadena la semana pasada desde el Guri, cuando conminó a los mayores generales a reprimir protestas civiles, podría llegarse a la criminalización de la protesta, lo cual no puede hacerse apriorísticamente”, dijo la coordinadora de Control Ciudadano. Manifestó su temor de que la Fanb sea involucrada en tareas policiales, como ocurre en Brasil, lo cual fue rechazado por las ONG en la reciente conferencia hemisférica de ministros de la defensa. San Miguel refirió que desde la inclusión de los militares en el desarrollo, según el artículo 328 de la Constitución Nacional, no hay límites a esta actuación y se generan situaciones donde los uniformados “han traspasado competencias de las autoridades civiles, como ocurrió con el precedente del Plan Bolívar 2000”. La organización anunciada por el jefe del Estado comprende las regiones Occidental, Los Llanos, Central, Guayana y la Oriental. DISTORSIÓN EN LA MIRA Por su parte, el general de división (r) Gonzalo García Ordóñez, ex jefe del Comando Unificado de la Fuerza Armada Nacional, difiere de la tesis de que la autoridad civil podría quedar subordinada a la militar, puesto que gobernadores y alcaldes son autoridades impuestas a través del ejercicio democrático del voto, pero subraya la posibilidad de distorsiones en el control de la población, como, en su opinión, “se da en todo gobierno comunista como éste”. García añadió que debe evaluarse el funcionamiento de las regiones de defensa, cuyo alcance no debe traspasar las funciones de gobernadores y alcaldes. “Los comandantes de las regiones con funciones para planificar podrán hacer sus requerimientos sobre seguridad y defensa y las necesidades que tengan para cumplir estos objetivos”, aseveró. SOBERANÍA BLINDADA Para el contralmirante Luis Cabrera Aguirre, integrante del Estado Mayor Presidencial, no puede argumentarse el control político para cuestionar a las regiones de defensa puesto que, según aseguró, éste no es el objetivo que guía las actuaciones de los militares y no existen razones “para que nuestra Fuerza Armada cambie esta conducta. En las guarniciones, que estarán subsumidas en las regiones, hasta donde sepamos no hay ningún ejercicio en este sentido, podría haber individualidades, pero esto no forma parte de la estructura de la política del Estado”. El oficial explicó que este ordenamiento se justifica bajo el criterio de “que la soberanía nacional se impone, así como la integración militar para fines operativos, de movilización y entrenamiento. Se trabajará en el concepto de unidades conjuntas para aspectos logísticos, compra de armamentos y repuestos. Habrá un Estado Mayor que asesorará en el empleo operativo según las capacidades y limitaciones de cada componente”. Cabrera añadió que el nuevo concepto también involucra “la identificación de los venezolanos con los uniformados” y el respaldo castrense al desarrollo, en el marco de la nueva doctrina militar, lo cual conlleva el respaldo de la Fanb en tareas como la construcción de escuelas, infraestructura, la colaboración con las actividades de Mercal o Pdval o el funcionamiento de las rutas sociales para trasladar a los ciudadanos, entre otros aspectos. Cabrera y el comandante (r) Héctor Herrera Jiménez, miembro del Frente Cívico Militar Bolivariano, niegan que haya desequilibrios en las jerarquías y mandos castrenses, puesto que para eso fue creado el nuevo rango superior de mayor general. Herrera indicó que, además de los jefes del Comando Estratégico Operacional (CEO) y la milicia, así como los comandantes de los componentes, los mayores generales de las regiones estratégicas pertenecen al alto mando de sus componentes. Citó el caso del comandante de la región occidental, mayor general Luis Motta Domínguez, quien funge como segundo comandante de la GNB. Similar situación ocurre con el comandante de la región oriental, mayor general Pedro González Díaz, en la Armada. CRONOLOGÍA Etapas integrales 2005 En la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (Lofan), promulgada en septiembre, se normó la creación de las zonas militares, resultantes de la división del país en regiones de características relativamente homogéneas, “destinadas a proveer la base del potencial humano y material necesario para la defensa nacional”. 2006 La propuesta de reforma constitucional del presidente Hugo Chávez, en la última parte del artículo 11, señalaba que el jefe del Estado podría decretar regiones estratégicas de defensa para garantizar la soberanía. 2008 En julio, la Lofanb consagró las regiones de defensa, con un Estado Mayor Conjunto. El pasado 13 de septiembre, el presidente Chávez ascendió a 11 oficiales al grado de “mayor general” para comandar las cinco zonas que conforman el país. Fuente: El Mundo. SOFÍA NEDERR snederr@cadena-capriles.com

comparte