02/04/08. Caracas. Por un mes plantearon la tregua los reclusos de los 32 internados y centros penitenciarios venezolanos, hasta que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decida sobre los recursos de nulidad que han sido interpuestos con el objetivo de suprimir la reforma del Código Penal realizada en el 2004, la cual elimina beneficios procesales de varios delitos tipificados en la ley. “Y que no deben considerarse beneficios porque son derechos humanos adquiridos, no se trata de una gracia, una prebenda o una ayuda, son derechos de los procesados”, asegura el profesor Carlos Nieto Palma, de la Universidad Central de Venezuela (UCV). “Hubo una reforma del Código Penal en el año 2004 donde algunos artículos quedaron exentos del otorgamiento de medidas cautelares sustitutivas de la prisión y de fórmulas alternativas de cumplimiento de las penas. Las medidas cautelares sustitutivas de la prisión, son las que se otorgan cuando los imputados están en proceso, y las fórmulas alternativas del cumplimiento de las penas, son aquellas que corresponden cuando las personas ya han recibido sentencia. Estos recursos estaban contemplados en el Código Penal y respondían a principios progresivos de los derechos humanos. Sin embargo, fueron suprimidos. En ese mismo año de la aprobación de la reforma, el Foro Penal Venezolano introdujo un recurso de nulidad ante el TSJ y aún el máximo tribunal no ha dado respuesta alguna”. De acuerdo con el coordinador de “Ventana a la Libertad” y del seminario “Cárceles y DDHH”, la situación de las prisiones venezolanas es mucho peor que la de países vecinos con mayores conflictos de seguridad. “En Venezuela, donde existen 20 mil reos, murieron 498 personas por violencia carcelaria durante 2007, mientras que en Colombia con una población de 75 mil reclusos murieron sólo 7 personas. En Brasil, cuyas condiciones carcelarias son también críticas, de una población de 400 mil personas tras las rejas, murieron en el 2007 menos de 1%, es decir 117 personas. Venezuela tiene las peores cárceles del continente americano, los presos venezolanos sobreviven en condiciones infrahumanas”. Una vez culminada la tregua y si el TSJ no responde a la nulidad de la reforma, “los presos ya dijeron que ahora sí irían a la huelga las 32 prisiones del país”, afirmó Nieto Palma. Fuente: Tal cual. Pág. 19. Caracas 02/04/2008

comparte