Caracas.. El 13 de abril de 2002, cerca de las 2:00 pm, se efectuó en el casino del Batallón Ayala, en Fuerte Tiuna, una reunión que para algunos militares fue clave en el regreso del presidente Hugo Chávez a Miraflores. Así lo recuerda el entonces comandante de la Tercera División de Infantería, general en jefe Jorge Luis García Carneiro, al narrar los hechos que vivió desde principios de abril hasta el día 13. Como responsable del orden interno y dada la situación que se registraba en las calles –que describió como guarimbas, trancas y cacerolazos– García Carneiro asegura que evadió el cumplimiento de una orden recibida por el comandante del Ejército, Efraín Vásquez Velasco, los primeros días de abril. “Me dieron la instrucción de conducir un ejercicio de Estado Mayor en El Vigía para sacarme de Caracas”, afirmó. Pero llegado el 11 de abril, el general permanecía en Caracas y una vez que la concentración de Chuao se convirtió en una marcha a Miraflores, movió sus piezas: “Cumpliendo misiones del plan Ávila ordené la concentración de las tropas y puse a mi disposición los tanques Dragón 300”, afirmó. Relata que la tarea se complicó. “Como a las 3:30 de la tarde los oficiales golpistas tomaron las alcabalas 1, 3, 5 para evitar la salida de tropas. Con la Policía de Chacao trancaron la Autopista Regional del Centro y dirigieron el tráfico hacia Fuerte Tiuna para generar un caos”, recordó. García Carneiro afirma que liberó con sus oficiales la alcabala 3 y que cerca de las 6:00 pm, luego de hablar con el Presidente por la red Tiburón, le ordenó al general Wilfredo Silva ir a Miraflores con un escuadrón de tanques Dragón 300. FAN en los cuarteles. En la madrugada del 12 de abril –relató– fue obligado a ir a la Comandancia del Ejército. “Medina Gómez me explicó que todo fue bien planificado, que los muertos no los iban a poner ellos porque la FAN se mantendría en los cuarteles y que el papel del Alto Mando era sólo apoyar al gobierno de facto y así provocar el derrocamiento del presidente Chávez, sin intervención de tropas en la calle”, afirmó. Luego de esa conversación, dice que lo dejaron salir y se encontró con “Pedro Carmona sentado con los oficiales celebrando”. Luego, señala, se dirigió a su casa donde estuvo un par de horas y cerca de las 7:00 am volvió al cuartel “para estimular a los comandantes de unidades”, quienes rechazaban lo que sucedía. El decreto leído por Carmona agravó la situación. “Los comandantes obligaron a Vásquez Velasco a que asistiera a una reunión el día 13”, aseguró. Antes del encuentro, García Carneiro refiere que habló con el comandante del regimiento de la Guardia de Honor, Morao Cardona, para solicitarle que detuviera a quienes estaban en Miraflores. “En la reunión, los generales golpistas pretendieron convencer de que lo ocurrido era culpa de Chávez”, indicó el general. De acuerdo con su testimonio, rebatió ese argumento y consiguió el apoyo de los comandantes de unidades, “quienes mantuvieron una posición dura y le exigieron a Vásquez Velasco interceder para evitar más tragedias. Eso provocó un segundo pronunciamiento en el que el Alto Mando señaló que sólo mantendría el apoyo a Carmona si eliminaba el decreto”, afirmó. “Eso le dio el vuelco histórico al proceso que se estaba gestando. La nueva posición de esos comandantes le dio una vuelta a la tortilla. Gracias a eso logramos lo que tanto habíamos deseado, lo que deseaba el pueblo” agregó. García Carneiro luego se fue a la alcabala 3 donde se montó en un tanque y con un megáfono le participó a quienes desde el día 12 habían llegado a Fuerte Tiuna que los golpistas se habían doblegado. Minutos más tarde ordenó la detención de Carmona y de los oficiales que se encontraban en el Ministerio de la Defensa. El general en jefe insistió en que el protagonista de esos días fue el pueblo. “Siempre estuvo por detrás de los comandantes el estímulo de ese pueblo que dio la cara de manera voluntaria. Siempre digo que el pueblo es el protagonista de todo esto” ratificó. ¿Héroe Baduel?. Para García Carneiro el general en jefe Raúl Baduel quiso vender la imagen de héroe sin serlo. “No lo llamo general porque para mí perdió esa condición hace mucho tiempo” precisó. Afirma que es falso que rescatara el hilo constitucional: “Lo que se hizo con los oficiales que estaban en Maracay, y con la exigencia del pueblo, fue buscar al Presidente en helicóptero, eso fue todo lo que él llamó operación Rescate por la Dignidad. No puedes decir que eres el protagonista cuando a las 7:00 pm estaban presos Carmona y todos los que estaban en el golpe” señaló. Aclaró que no quiso hacer antes estos señalamientos por consideración al grado que ostentaba Baduel. “Nos mantuvimos callados para preservar cosas que eran importantes”, concluyó. “Medina Gómez me explicó que todo fue bien planificado, que los muertos no los iban a poner ellos” Fuente: El Nacional. Nación/4 Cecilia Caione

comparte