Bogota. Betancourt pidió a presidentes de la región trabajar por nuevas liberaciones. Visiblemente emocionada, la ex rehén de las FARC se reencontró con sus familiares en Bogotá. Casi siete años de larga y penosa espera por abrazar a sus hijos, una emocionada Ingrid Betancourt se reunió con ellos, luego de que los jóvenes llegaran procedentes de Francia para reunirse con su madre que en la víspera fue rescatada por el Ejército desde un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. “Este es el momento más feliz de toda mi vida. Estoy con mis niños”, dijo entre lágrimas la ex candidata presidencial en su segundo día de libertad. Melanie y Lorenzo llegaron en la mañana junto a su padre Fabrice Delloye, en un avión oficial enviado por el presidente francés Nicolas Zarkozy y acompañados por el canciller galo, Bernard Kouchner. Entre lágrimas y consumida por la emoción, Betancourt no soportó la espera en la pista aérea de la base militar donde aterrizó el avión y subió junto con su madre al Airbus. Permaneció por varios minutos y luego bajó acompañada de su familia. “El paraíso es algo parecido a lo que estoy sintiendo. Doy gracias a Dios por este momento tan bello”. “Son mi orgullo, mi razón de vivir. Por ellos seguí con ganas de salir de esa selva. Estoy orgullosa de ellos porque lucharon solitos, crecieron en su angustia de no estar conmigo, sacaron los recursos de su personalidad y dieron una batalla”, le dijo a Melanie y Lorenzo. El adolescente recordó a las personas que aún están en poder de las FARC. “Hemos ganado un combate por la libertad, pero hay secuestrados en la selva y por ellos no vamos a parar”, dijo. A su turno, Melanie expresó que tenía miedo por un operativo militar a sangre y fuego, pero el del miércoles fue una “acción de inteligencia y no militar, y eso es totalmente diferente”. Esfuerzo compartido. Betancourt aprovechó el encuentro para hacer un llamado a los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa para que restablezcan vínculos de amistad y confianza con su par colombiano Álvaro Uribe. En cuanto a la presunta colaboración entre el Gobierno de Venezuela y los rebeldes, negó conocer evidencias de una posible ayuda de Chávez, aunque señaló que la guerrilla “lo quiere y lo ve como un héroe”. Planteó que otros actores regionales, como la presidenta argentina Cristina Kirchner, podrían ser invitados a participar en las gestiones de mediación para empujar a las FARC a que “dejen el camino del terrorismo”. Betancourt viajó por la noche a París para agradecer a Sarkozy y al pueblo francés por la solidaridad. El 20 de julio encabezará una marcha en Bogotá contra las FARC y a favor de la entrega de los secuestrados. Segundo día de libertad … Los ex rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia rescatados por el Ejército disfrutaron su segundo día en libertad con encuentros familiares y actos institucionales, y decididos a promover una marcha para clamar por la liberación de quienes siguen cautivos en la selva. Los once militares y policías iniciaron su jornada con visitas a la peluquería, donde algunos prefirieron dejarse el bigote, y todos estrenaron uniforme, antes de ir a sus respectivas instituciones, acompañados por sus comandantes. Tanto en la sede del Ejército como en la dirección de la Policía, centenares de personas, entre familiares y compañeros, recibieron como héroes a quienes hasta ayer fueron rehenes de las FARC. En la sede del Ministerio de Defensa, donde está localizada la comandancia del Ejército, los siete militares rescatados entraron en una calle de honor de sus colegas, bajo aplausos y con música de mariachis. Varios oficiales, suboficiales y soldados no pudieron evitar que las lágrimas escaparan y rodaran por sus curtidos rostros en la emotiva bienvenida a sus compañeros, algunos de los cuales pasaron una década secuestrados. En la dirección policial se vivieron escenas similares cuando los cuatro miembros de esa institución rescatados en la Operación Jaque, llegaron al lugar para recibir el saludo de los mandos y reunirse con familiares. Fuente: El Nacional. Mundo/14

comparte