Venezuela. Cumplirá apostolado para la prevención del delito. El director dijo que trabajarán en los núcleos de la policía comunal que anunció el ministro Ramón Rodríguez Chacín. Los efectivos de la Policía Metropolitana serán destinados a trabajar en los núcleos de la policía comunal, que atenderán los problemas de los barrios, enfocados en la estrategia de prevención del delito. El proyecto, anunciado el lunes por el ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, fue confirmado ayer por el comisario Wilmer Flores Trossel, director de la PM. Ahora tendrán dentro de sus responsabilidades solucionar fallas eléctricas, de recolección de basura, falta de agua, fomentar la práctica de deporte, actos culturales, y hasta la prevención del embarazo precoz, dentro de las comunidades que reportan los índices de violencia más elevados, donde según Rodríguez Chacín viven “los más excluidos de los últimos años”. Este plan forma parte de un apostolado que promoverá el MIJ. Constará de casas en las cuales se atenderán y monitorearán los problemas de esos sectores. Proceso. El recién designado director de la PM adelantó que preparan a 5.000 hombres de ese cuerpo policial, como parte del cronograma de transformación del organismo, para que se adapten al perfil del nuevo funcionario que trabajará directamente con los vecindarios. “Deben ser hombres honestos, transparentes, de un profundo sentir humano, pero sobre todo que se relacionen con sus comunidades. Deben saber cuántas personas viven allí, quién es cada uno de los habitantes de su sector, y conocer los problemas de cada zona, para atenderlos”, explicó Flores Trossel. El ministro Ramón Rodríguez Chacín dijo el lunes que en los próximos días se hará público el cronograma elaborado para la transformación de la PM, pero mientras se realizaba la rueda de prensa encabezada por el comisario Flores Trossel, ayer al mediodía, en la parte de afuera del recinto algunos funcionarios comentaban entre ellos el desconcierto que les produce la supuesta transformación del organismo en una policía comunal. Después de la publicación de la Ley de Policía Nacional –que establecía la supresión y liquidación de la PM– algunos integrantes de este cuerpo de seguridad, coincidieron en señalar que no manejan información precisa acerca de su destino. Marcos Reyes, quien tiene 16 años destacado en la comisaría Andrés Bello dijo: “Hemos estado en un globo desde que el ministerio absorbió la policía, porque nos tienen de un lado para otro. Aún no sabemos nada de nuestro paradero ni tenemos algo estable, y eso nos preocupa”. Mientras se concreta la reestructuración del funcionamiento de la PM, todos los funcionarios participarán en el operativo Caracas Segura, dentro del cual están en la obligación de custodiar las parroquias Petare, San Juan, El Recreo, El Valle y Sucre. Carlos Pérez, 8 años laborando en la zona 6 de la PM: “Con este cambio tenemos todas las de perder. No vemos ningún beneficio. Lo que dice el ministro es mentira. Nos prometió un aumento en los cestatickets, y se burló de nosotros porque sólo se aumentaron 60 bolívares fuertes. Tengo tres hijos y mi sueldo no me alcanza. Trabajo con un chaleco antibalas que está vencido desde hace tres años y una pistola .38 mm. Nos obligan a ir a marchas con franelas rojas, y ahora nos vienen a pagar eliminando nuestros puestos de trabajo”. Fuente: El Nacional. Sucesos/12 Thabata Molina

comparte