Fuente: El Carabobeño 

Carlos Julio Rojas, periodista y líder comunitario recluido en el Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde, también llamada cárcel militar de Ramo Verde, solo recibe 60 gramos de comida o a veces nada.

La denuncia la hizo su madre, Sol Rojas, quien lo visitó este sábado en la prisión donde se encuentra recluido desde hace 43 días. “A mi hijo se le deteriora la salud”, expresó en Twitter.

El comunicador social fue detenido el jueves 6 de julio por protestar en La Candelaria, Caracas. Cinco días después un tribunal militar le dictó privativa de libertad.

Lo imputaron por la presunta comisión de tres delitos: traición a la patria, rebelión militar y sustracción de efectos pertenecientes a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), convirtiéndose así en el primer periodista venezolano en ser imputado por delitos militares.

Crédito El Carabobeño

Crédito El Carabobeño

comparte