Fuente: Luis Alejandro Borrero, El Carabobeño

No ha sido publicada una resolución en Gaceta Oficial que haga expresa referencia a que la Milicia Nacional Bolivariana puede ser utilizada para el control de manifestaciones. Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano, advirtió que hasta entonces la medida no es legal. “Tememos que haya vuelto una práctica de publicación de resoluciones secretas. He visto la resolución no publicada: tiene organigramas, pero aún no está en gaceta”. De hacerlo, sería altamente cuestionable porque violaría la Constitución, dijo en entrevista con Dhameliz Díaz en el programa Primera Voz, transmitido por El Carabobeño Radio.

Crédito El Carabobeño

Crédito El Carabobeño

Sería la lucha de civiles armados contra los enemigos del Gobierno. La participación de la Milicia Nacional Bolivariana al frente del control de la sociedad ya fue desaprobada. San Miguel recordó que a través de un referéndum consultivo esa propuesta se rechazó el 2 de diciembre de 2007. Cuando el fallecido presidente Hugo Chávez creó las milicias, lo que buscaba es que militantes activos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tuvieran, además, poder de armas largas, en una doble función. Con el Decreto de Estado de Excepción en octubre de 2015, se activaron 99 áreas de defensa integral en más de mil 300 parroquias. “Esto significa activar resortes de individuos armados aliados al partido de Gobierno. Es peligrosísimo”.

El esquema constitucional está desdibujado. San Miguel analiza que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, tiene más competencias que el presidente Maduro. Sobretodo por la capacidad de acción. Tiene competencias excepcionales, más que cualquier otro ministro en Venezuela. Dirige el Comando Estratégico Operacional de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana. “Los venezolanos vivimos en un co-Gobierno, donde lo militar supera todas las capacidades de lo civil”.

Que el Poder civil esté subordinado al militar contraría principios democráticos. Por ende es contrario a la propia Constitución, explica la directora de la Organización No Gubernamental. La consecuencia es que espacios como los llamados ‘zonas de paz’ se conviertan en territorios con gobiernos autónomos donde se decide sobre la ejecución de secuestro, resguardo de rehenes y centros de operaciones del crimen, aseguró.

DOS ACTORES DE UN MAPA COMPLEJO

Miguel Rodríguez Torres y Clíver Alcalá Cordones, ambos mayores generales del Ejército, se han desmarcado de la figura del presidente Nicolás Maduro. “Ambos fueron cuestionados en los despachos cuando ejercieron cargos públicos”. Por eso San Miguel duda que efectivamente representen a las fracciones disidentes del oficialismo. Cree en que estas dos figuras podrían encontrar un férreo rechazo dentro del chavismo.

Acusaciones estadounidenses han desprestigiado a ambos exministros. Es posible que ellos estén preparando una reformulación de su imagen. Se aproximan las elecciones de gobernadores y para San Miguel tanto Rodríguez Torres como Alcalá podrían estar interesados en ejercer el Poder desde una de las regiones. Ya 12 de las entidades federales venezolanas están gobernadas por militares. “52% del mapa de gobernadores tiene rostro militar. Eso da un rango de oportunidad que observan estos caballeros”.

Otro análisis es que, ante el declive evidente de Maduro, disidentes traten de evitar el exterminio político del chavismo. Que el descontento contra la gestión ejecutiva no haga que los votantes migren a la oposición. Y allí estas figuras podrían representar una ‘mano dura’ de fuerza militar que pudiera encantar a seguidores del chavismo. “Yo veo todas las hipótesis difíciles, incluso que Rodríguez Torres y Alcalá Cordones puedan ganar unas primarias internas en el partido de Gobierno”. Encarnar una alternativa de Poder que capitalice las decepciones es complicado.

Para San Miguel el Poder militar dentro del oficialismo está atomizado. La radicalización de nombramientos, como el del general Nestor Reverol en el Ministerio de Interior —luego que Estados Unidos lo acusara de narcotráfico—, es una muestra. “Ceo que el mundo militar se fracciona frente a la debilidad de Maduro. Pero esto no quiere decir que está caído, ni está de salida, ni que los militares vayan a atribuirse un ejercicio del Poder con simbolismo”.

Ya las armas y el Poder lo tienen. ¿Para qué dar un Golpe de Estado?, los militares controlan 32% de los ministerios, apunta San Miguel. Por cierto, los que más recursos tienen asignados. Otros se refugian en corporaciones de desarrollo regional donde también manejan mucho dinero.  Eso es inadmisible en democracia.

comparte