Caracas. Gustavo Moreno, presidente de Fedeagro, espera que el día de hoy se activen las mesas sobre el tema de la toma de fincas de los Valles del Turbio por parte del Estado, y se implementen medidas congruentes a las leyes venezolanas vigentes como ofrecer la posibilidad de recuperar sus derechos a la actividad. “Lo que prima en este momento es retomar las mesas de discusión, que el Ministerio de Agricultura, el Banco Agrícola, el INTI, puedan buscar manera que ese hombre que no ha sido productivo pueda tener la posibilidad de recuperar sus derechos a la actividad, pero también tenemos que considerar los cambios climáticos que han sido culpables de la situación de improductividad que ha vivido el país”, señaló en declaraciones a Unión Radio. El representante de Fedeagro, espera que el día de hoy se instalen las mesas de trabajo, prometidas el día martes por el presidente del INTI. “Para los mismos militares debe ser incómodo estar cuidando que los agricultores no agarren la caña de azúcar, yo creo que los militares tienen una misión más importante que esa, sobre todo en Yaracuy, Lara, en el centroccidente del país donde también somos victimas de los secuestros y la seguridad nacional”. “La semana pasada, el día martes y miércoles Fedeagro sostuvo su asamblea anual donde se hicieron presentes los representantes de las diferentes asociaciones de productores, en ellas se tuvo que tomar y analizar el tema del río Turbio que no es aislado”. Moreno explicó que la situación en Yaracuy es “grave”, y a su juicio contraviene las leyes venezolanas vigentes, “todo aquel que haga una invasión no es sujeto a una adjudicación de tierras por parte del Ejecutivo nacional porque estaría violando la ley, y en Yaracuy se vivió esta anarquía donde se arrasaron fincas productoras y campos experimentales de caña de azúcar y se arrasó con lo que significaría un mes de abastecimiento de azúcar para Venezuela en ese tipo de acciones de invasión”. Cuestionó que de las invasiones solo los productores españoles, tras la queja del gobierno ibérico al Ejecutivo fueron resarcidos. Señaló asimismo que las fincas del Turbio no sobrepasan las setenta hectáreas: “creo que una o dos unidades que alcanzan las cuatrocientas hectáreas y es risible que estemos hablando de latifundio, hemos llamado que dentro de la normativa de la ley de tierra, si una finca no está siendo productiva se debe de tener el derecho de optar por un certificado de finca mejorable que junto con los programas de gobierno puedan ser invertidos en este sentido”. Ante la crisis mundial de alimentos, indicó que es necesario la participación de los agricultores y empresariado en el asunto, y no es la vida de la intervención la idónea. “Se antoja como un contrasentido intervenir tierras en producción, cuando el país tiene tierras que están totalmente abandonadas, que son tierras del Estado, pero tierras que requieren de una inversión social, de infraestructura, en educación y salud para poder llamar la atención de hombres y mujeres y llevarlos a sitios poblados, no simplemente llevarlos como conquistadores de un terreno sino más bien darle todas las condiciones para que se puedan fomentar nuevas unidades de producción”. Moreno reiteró que los precios de los productos venezolanos no son competitivos, por esa razón muchos productos se “van por los caminos verdes” hacia sectores fronterizos. Fuente: Unión Radio

comparte