Washington. El organismo pidió la liberación incondicional de los secuestrados. Un documento reveló que Alfonso Cano estuvo interesado en reunirse con Uribe antes de la Operación Jaque. La Organización de Estados Americanos felicitó al Gobierno de Colombia y a su población por la operación militar en la que fueron rescatados 15 rehenes que permanecían en manos de las FARC, a las que pidieron deponer las armas y hacer la paz. Las naciones expresaron su posición en una declaración que condena también el secuestro y pide la liberación incondicional de los 700 secuestrados que aún siguen bajo control del grupo rebelde, al que Estados Unidos volvió a llamar terrorista. La sesión de la OEA contó con la participación de Francia como país observador. En su intervención, la embajadora Marie France Pagnier insistió en que su gobierno está dispuesto a recibir a miembros de las FARC que se desmovilicen, cumpliendo un ofrecimiento que efectuó el presidente Nicolas Sarkozy a su homólogo Álvaro Uribe. La OEA también exigió a la guerrilla iniciar un nuevo proceso de diálogo con el Ejecutivo colombiano. El último punto de la declaración indicó “su respaldo a los esfuerzos que viene realizando el Estado colombiano para el logro definitivo de la paz y la seguridad de ese país, esfuerzos que deben realizarse con pleno respeto de los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho internacional”. Interés de diálogo. El máximo jefe de las FARC, Alfonso Cano, había señalado su interés en reunirse con el gobierno de Uribe días antes del operativo del 2 de julio, según un documento revelado por la televisora RCN. “Nuestra propuesta de reunirnos con el Gobierno para precisar los términos de un acuerdo continúa vigente, así como la decisión de mantener comunicación”, señaló Cano en el texto dirigido a los combatientes del grupo y que fue fechado en junio. “Persistiremos en nuestros esfuerzos por alcanzar la paz democrática por las vías civilizadas del diálogo, tal como lo hemos hecho desde hace 44 años”, agregó. Esta es la primera declaración que se conoce de Cano desde que asumió el mando de las FARC. La existencia del documento fue mencionada por el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, al anunciar que el Ejecutivo buscará un contacto directo con el dirigente para pactar un canje de secuestrados por rebeldes presos e iniciar un proceso de reconciliación. El Gobierno de Colombia se declaró dispuesto a un encuentro con las FARC para negociar un canje de rehenes por rebeldes presos o un acuerdo de paz, después de que el máximo jefe de ese grupo, Alfonso Cano, aceptara un contacto directo con el Ejecutivo. El ministro de Interior y Justicia, Fabio Valencia Cossio, señaló que el Gobierno tiene abiertas las puertas para la negociación de un acuerdo humanitario o un diálogo de paz con las FARC. El Comité Internacional de la Cruz Roja insistió en que no participó en la Operación Jaque de las Fuerzas Militares colombianas y tampoco recibió ninguna solicitud. Fuente: EL Nacional. Mundo/16

comparte