Fuente: El Mundo, España

Mientras la oposición venezolana está distraída organizando unas primarias para escoger candidatos a gobernadores, el presidente Nicolás Maduro se acomoda a lo interno: distrae con ejercicios militares contra las “amenazas” de Estados Unidos y cierra emisoras de radio incómodas para su gobierno.

El gobierno desplegó tanques, aviones y miles de soldados y civiles en el “Ejercicio Soberanía Bolivariana 2017”. “Pueblo y FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) asumen la defensa del territorio y de la soberanía”, escribió el mandatario en Twitter.

Desde temprano, el alto mando militar apareció el sábado en televisión supervisando la práctica de francotiradores que vestían ropa de camuflaje, en la localidad de Macarao, al suroeste de Caracas.

Incluso Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional, realizó un disparo con un fusil Dragunov, de fabricación rusa. Cuando dio en el blanco, todos a su alrededor aplaudieron.

“Muy bien, blanco abatido, un disparo, una patria libre, (Hugo) ¡Chávez vive, la lucha sigue!”, ha expresado a su lado, con los binoculares en mano, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino.

El general ha rechazado las sanciones financieras que Estados Unidos impuso al gobierno de Maduro y a la estatal petrolera Pdvsa el viernes, prohibiendo operar “nueva deuda emitida por el gobierno de Venezuela y su empresa petrolera estatal”, en medio de la severa crisis económica que ahoga a los venezolanos.

“Se habla de que hay una crisis humanitaria en Venezuela, pero el imperio responde para ayudar con esa crisis bloqueando financieramente a Venezuela. Así son los imperios”, ha dicho el ministro.

Varias calles de la capital amanecieron cerradas por civiles que marcharon con alguna prenda militar -muchas veces solo un gorro de camuflaje- y proclamaban consignas antiimperialistas.

“Fuera Trump de Venezuela, aquí no te queremos”, gritaba Sonia, una jubilada de 64 años, mientras aprendía cómo utilizar baterías antiaéreas. Policías motorizados y milicianos desfilaron con misiles antiaéreos, según ha informado el ministro e Interior, Néstor Reverol. Los militares también enseñaban a los ancianos “técnicas de combate cuerpo a cuerpo”.

Según Ceballos, en el ejercicio participaron más de 900.000 combatientes, ente ellos unos 200.000 efectivos de la FANB, junto con 700.000 milicianos, reservistas y civiles.

Maduro, que ha calificado como una “brutal agresión” las sanciones de Washington, ha convocado a las empresas estadounidenses que compran petróleo venezolano a una reunión urgente en Caracas para analizar sus consecuencias. Trump advirtió el 11 de agosto que analizaba “una opción militar” en Venezuela.

El país petrolero atraviesa una dura crisis política y económica: 80% de los venezolanos, según la firma Datanálisis, rechazan la poderosa Asamblea Constituyente que se instaló tras fuertes protestas opositoras para evitarla, que en cuatro meses dejaron unos 125 muertos.

Además, en las calles persiste una dura escasez de alimentos y medicinas y la inflación podría cerrar en 720% este año, según el FMI.

“A pesar de la grave crisis económica que sufre el país, la propaganda sigue siendo el sector en que más invierte la revolución bolivariana”, ha declarado sobre los ejercicios a El Mundo Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano, especializada en asuntos militares.

“Maduro necesita hacer creer, además, que Rusia, su principal vendedor de armas, constituye un aliado en materia de defensa nacional, elevando el costo estadounidense de cualquier intervención militar sobre Venezuela, algo que no parece del todo claro”, ha acotado.

Cierre de emisoras

Pero mientras el país estaba distraído con el espectáculo militar, dos emblemáticas emisoras de radio fueron sacadas del aire por orden del gobierno de Maduro. Se trata de 92.9, tu FM y de Máfica 99.1 FM, a las que se les había vencido su concesión. Un grupo de periodistas se concentró frente a una de las emisoras para rechazar la medida.

“El gobierno de Maduro ha cerrado 49 medios de comunicación, la mayoría estaciones de radio y tenemos el caso reciente de los canales de televisión RCN y Caracol. Hay una escalada en esa política para silenciar a la prensa”, denunció Marco Ruiz, secretario general el Sindicato de Trabajadores de la Prensa.

La televisora Caracol de Colombia fue sacada del aire en Venezuela el miércoles pasado, luego de que Maduro la criticara.

Crédito Juan Barreto AFP

Crédito Juan Barreto AFP

comparte