México. El Gobierno de México sostiene que los 4.200 asesinatos registrados desde diciembre de 2006 a la fecha en hechos vinculados al narcotráfico y el creciente sadismo que muestran los traficantes, indican que se “está ganando la guerra”. Pero observadores y organizaciones humanitarias hacen una lectura distinta. Lo que está triunfando es la violencia, el miedo y las violaciones a los derechos de las personas. Desde hace más de un año, unos 20.000 soldados y más de 5.000 policías federales combaten el narcotráfico por todo el país. “Estamos en guerra”, ha declarado el presidente de México, Felipe Calderón. Cifras oficiales indican que de esas 4.200 personas muertas en acciones vinculadas al narcotráfico, 10% eran policías y militares. Los enfrentamientos entre agentes del orden y delincuentes han sido periódicos y violentos durante la gestión de Calderón. En diversos operativos se detuvo a importantes vendedores de drogas y también se han multiplicado las denuncias contra militares por detenciones arbitrarias, torturas, violaciones y asesinatos. En su informe sobre los derechos humanos en el mundo presentado el miércoles, el grupo Amnistía Internacional denunció que en México, policías y militares incurrieron en 2007 en graves violaciones a las garantías individuales y rechazaron la política de enjuiciar a los soldados en tribunales militares y no civiles. El procurador general (fiscal), Eduardo Medina, declaró esta semana luego del asesinato de varios policías y la aparición de cabezas humanas y cadáveres con señales de tortura, que el aumento de la violencia es señal de que el Estado va ganando la guerra. A su entender, los crímenes de los últimos días indican que los narcos están desesperados por golpes que reciben de las autoridades. El experto en temas de seguridad José Nieto, asesor de empresas privadas, opinó a IPS que es el momento de que el Gobierno revise su estrategia. “No funciona porque le falta atacar otras aristas, como el perfeccionamiento de la policía, la persecución del lavado de dinero y el combate a la corrupción entre autoridades”. “Nadie puede estar en contra de que el Gobierno ejerza su obligación de recuperar la seguridad, pero a estas alturas se ve que la estrategia utilizada no funciona”, dijo. ACCIÓN CONTRA EL CRIMEN El martes, en el estado norteño de Sinaloa, siete policías federales murieron abatidos a tiros y cuatro resultaron heridos en un combate con presuntos narcotraficantes. A comienzos de este mes fue asesinado el comisario de la Policía Federal mexicana Edgar Millán, coordinador de la lucha contra el narcotráfico. El día 21, el Parlamento aprobó un acuerdo para demandar al Gobierno que redefina estrategias contra el delito y restablezca la tranquilidad y el Estado de Derecho frente al crimen organizado que retó a las autoridades. Según el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, el narcotráfico y el crimen organizado se nutren cada año de unos 10.000 millones de dólares provenientes de sus acciones vinculadas a la venta de drogas en Estados Unidos. El funcionario informó que México, que es el principal abastecedor de drogas del vecino del Norte, gasta anualmente unos 3.900 millones de dólares para combatir al crimen organizado. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 63. Caracas. 31/05/08

comparte