Comunicado: G/J Vladimir Padrino López a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana

Crédito: Archivo VTV

Crédito: Archivo VTV

Nuestra amada institución, viene siendo objeto de ataques sistemáticos en su contra, bien de forma generalizada o de manera particular contra algunos de sus líderes. Tales agresiones, obedecen a intereses oscuros

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana es una institución esencial para el funcionamiento del Estado venezolano. Su génesis, desarrollo y consolidación, se funden en nuestra historia republicana con un papel protagónico, dejando escritas innumerables páginas de honor y de gloria.   Desde la llegada de la Revolución Bolivariana y la profunda visión de igualdad social del Comandante Supremo Hugo Chávez,  hemos evolucionado hacia una organización que ha logrado compenetrarse con las bases más auténticas de nuestro pueblo y su ciudadanía asumiendo un rol moderno que, fundamentado en el  modelo de integración cívico-militar, nos permite participar activamente en el desarrollo nacional, con una renovada vocación humanista, respetuosa de los derechos humanos, antiimperialista y apegada estrictamente a la constitución y leyes de la República.

 

El libertador Simón Bolívar es nuestro máximo símbolo; su ideario representa su filosofía y guía permanente de acción. Seguir su ejemplo, analizar sus circunstancias y estudiar su pensamiento, nos convierte con gran orgullo en bolivarianos.

 

Tal sentir fue explícitamente plasmado en  nuestra Constitución Nacional en su artículo nº1 que señala: “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el libertador”. La misma Carta Magna, se refiere a la institución castrense en el artículo 328, el cual conceptualiza su naturaleza y misión. Si bien no se le permite la militancia partidista, es parte activa de las políticas emanadas del poder ejecutivo y del proceso de toma de decisiones orientadas a la concreción de los objetivos y más elevados intereses de la nación. En tal sentido, la deliberencia sobre los asuntos relativos al cumplimiento de las funciones que le son asignadas, debe realizarse dentro de los límites establecidos por el mismo ordenamiento jurídico.

 

Nuestra amada institución, viene siendo objeto de ataques sistemáticos en su contra, bien de forma generalizada o de manera particular contra algunos de sus líderes. Tales agresiones,absolutamente carentes de soportes fácticos,  obedecen a intereses oscuros, signados por la ambición desmedida de poder y caracterizados por la alevosía, la vileza y una malignidad sin precedentes que solo consigue un categórico rechazo de la sociedad venezolana.

 

Nuestro patrimonio más valioso es el talento humano, los hombres y mujeres  que cultivan la virtud de servir a toda Venezuela desde la vocación castrense. La disciplina, la obediencia y la subordinación, así como los principios del honor, la lealtad y la justicia, entre otros valores, rigen su actuación en todo momento y circunstancia. Por ello, aplicamos con inequívocaseveridad los correctivos necesarios cuando algún integrante se aparta de tales normas y principios. Pero no podemos aceptar que se mancille impunemente el honor y la dignidad de quienes han jurado defender la patria y sus instituciones hasta perder la vida si fuese necesario, trabajando día a día con abnegación y sacrificio en el cumplimiento de tan noble compromiso.

 

El brutal accionar que en la actualidad llevan a cabo grupos de delincuencia organizada y paramilitares patrocinados por élites del capitalismo mundial, tienen como objetivo político derrocar el gobierno legítimo de nuestro presidente y comandante en jefe, Nicolás Maduro moros. Estas organizaciones criminales han ejecutado asesinatos de compañeros en situación de actividad o reserva activa, como fase preliminar de la guerra no convencional promovida por el poder imperial, cuya finalidad es quebrantar nuestra moral y voluntad de lucha. Pero jamás lo lograran; muy al contrario, cada día fortaleceremos más nuestro espíritu de cuerpo, el adiestramiento y la operatividad de nuestras unidades, para enfrentar oportuna y adecuadamente las amenazas de cualquier tipo que se ciernan sobre Venezuela, como históricamente lo hemos hecho, garantizando el normal funcionamiento de las instituciones democráticas.

 

Apreciados compañeros de armas, tenemos el deber insoslayable de transmitir al pueblo venezolano total tranquilidad y absoluta certeza, sobre nuestro irreductible compromiso de respeto a la constitución, de la firme e inquebrantable resolución para asegurar la armonía y convivencia entre todos los hermanos que hacemos vida en esta tierra de gracia, preservando la paz, que será siempre nuestra principal victoria, y contribuyendo decididamente a la consolidación del país que todos anhelamos y merecemos.

Vladimir Padrino López

General en jefe

Ministro del poder popular para la Defensa

Y Comandante Estratégico Operacional

“Chávez vive….la patria sigue”

¡Independencia y patria socialista! … ¡viviremos y venceremos!

Fuente: VTV

comparte