Aproximadamente, a las 4:00 de la madrugada de este martes fue detenido un funcionario activo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) adscrito a la Milicia por estar presuntamente involucrado en la práctica de actos lascivos contra la madre de una paciente que permanece recluida en el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, en San Félix.

Crédito: El Diario de Guayana

Crédito: El Diario de Guayana

De acuerdo con la información recolectada, el efectivo identificado como Abraham de Jesús Maneiro Ugas, de 22 años, se encontraba realizando labores de supervisión en el piso uno de Pediatría cuando se percató que la mujer se encontraba sola.

La oscuridad imperante y la soledad de los pasillos se prestaron para que el aberrado consumiera la fechoría contra Rosibel de Jesús Ortega Delgado, de 25 años. Supuestamente, la afectada se encontraba descansando afincando su cuerpo a un costado de la cama clínica sin imaginarse que su peor enemigo estaría cerca.

“LA TENÍA PILLADA”

El plan macabro que tenía Jesús lo había planeado desde hace unos días atrás, una vez que observó en el libro de novedades el arribo de Delgado al centro de salud en compañía de su hija que presentaba un fuerte dolor. Desde ese momento, no descansó hasta tenerla entre sus brazos.

Como pudo y sin generar sonidos para que no fuese descubierto, procedió a caminar en dirección hacia donde estaba la víctima. Una vez que la tenía a pocos metros de distancia, tomó la decisión de agacharse y empezar a tocar con sus manos parte de su rostro, cuello y busto.

Rosibel, quien al momento de la presunta violación se encontraba durmiendo, rápidamente se despertó. Apenas abrió sus ojos pudo visualizar como un hombre vestido de verde e identificado con el uniforme de la FANB, estaba encima de ella.

GRITOS DE AUXILIO

Apenas observó las intenciones que tenía el individuo, no dudo en empezar a pegar gritos para solicitar ayuda a los presentes. Se conoció de forma extraoficial que una vez iniciado el forcejeo, Abraham tomó los dedos de la palma derecha de su mano y lo introdujo rápidamente en su vagina.

Tal irregularidad hizo que Rosibel empezara a sangrar inmediatamente. Supuestamente, el informe médico arrojó que había presentado un desgarre que ameritó sutura debido a la forma “brusca y rápida” con la que la perforó.

CAPTURADO CON “LAS MANOS EN LA MASA”

El joven proveniente de la población de Tumeremo, ubicada al sur del estado Bolívar, no tuvo escapatoria. El fuerte bullicio generado por la fémina, alertó a una compañera de labores del aberrado, que subió rápidamente hasta la sala de hospitalización pediátrica para constatar que todo marchaba bien.

Al llegar pudo notar cómo las piernas de Rosibel se encontraban manchadas de sangre. Tras exigir que le relatara lo sucedido, la miliciana agarró el radio intercomunicador y dio la orden a la Brigada de Seguridad Hospitalaria de detener a Maneiro.

Al ver que estaba capturado con “las manos en la masa”, el violador no le quedó otra opción que decir la verdad. Durante su testimonio afirmó a los efectivos de la Policía del estado Bolívar (PEB) haber consumado el atroz acto, asegurando que no estaba bajo efecto de sustancias estupefacientes ni alcohol.

INICIAN LAS INVESTIGACIONES

Por medidas de seguridad y mientras termina el ciclo de investigaciones, el implicado de 22 años de edad permanecerá recluido en la celda del Centro de Coordinación Policial (CCP) Guaiparo.

Asimismo, se tiene previsto que en las próximas horas la agraviada acuda al Instituto de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) subdelegación Ciudad Guayana, para que mediante la realización de un examen se determine si hubo o no violación.

De llegar a confirmarse, el soldado podría cumplir una condena de 14 a 20 años de prisión, según el artículo 159 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

ACCESO NEGADO

El equipo reporteril de El Diario de Guayana intentó en reiteradas oportunidades ingresar hasta la sala de Pediatría del Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, en San Félix, sin embargo, el acceso fue negado. Según los galenos de guardia, “el ambiente estaba tenso y ya el caso había sido remitido a las autoridades policiales”.

Fuente: El Diario de Guayana

comparte