Fuente: El Tiempo

El asesinato de un sargento de la Guardia Nacional Bolivariana y el presunto suicidio del individuo que lo mató, estremecieron a los habitantes de la población de Clarines, al oeste del estado Anzoátegui.

Crédito El Tiempo

Crédito El Tiempo

El violento episodio se registró a la 1:00 de la madrugada de ayer, cuando el militar Juan Carlos Rodríguez Quiaro, de 23 años, se hallaba junto con un primo frente a una discoteca.

Según la versión de parientes del efectivo, que pidieron mantener sus nombres en reserva, Rodríguez fue sorprendido por detrás por un individuo que le disparó en la cabeza.

Al parecer, cuando se guardaba el arma, el sujeto la accionó por error y se dio un tiro en una pierna.
Los familiares comentaron que al agresor lo apodaban “el caco” y que, tras cometer el crimen, huyó en una moto por la avenida Principal de Clarines. Cuando pasaba frente a un local de telefonía móvil, supuestamente, se detuvo, sacó su arma nuevamente y se disparó en la sien.

Traslado

El sargento Rodríguez fue llevado aún con vida a la emergencia del hospital Luis Razetti de Barcelona, donde ingresó a las 2:30 am, pero murió hora y media después.

El cadáver fue trasladado a la morgue de la policía científica, en la capital anzoatiguense. Igual hicieron los policías con el cuerpo de “el caco”.

De acuerdo con versiones ofrecidas por personas que se encontraban en el anfiteatro forense, “el caco” habría matado al GNB por celos, debido a que pensaba que le estaba enamorando a su mujer y que ambos estaban juntos en la discoteca.

Sin embargo, esto fue negado por los parientes de Rodríguez. Dijeron que estaba con un primo cuando el hombre le disparó y afirmaron que no mantenía una relación sentimental con una mujer ajena.

comparte