Fuente: El Nacional 

Más de 500 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se concentraron en la entrada a la población de Capitanejo, del municipio Ezequiel Zamora, estado Barinas, donde se ha desatado una batalla campal entre manifestantes y funcionarios militares y policiales.

Los enfrentamientos fueron originados por colectivos denominados “los boliches”, quienes hacen resistencia con los funcionarios del orden público y pobladores de la zona.

El hecho se registró en el puente Curito Abajo, ubicado en la parroquia Pedro Briceño Méndez, entrada principal al municipio Ezequiel Zamora, expresaron algunos voceros que participaron en las protestas.

Denunciaron que la GNB disparó sin piedad a los manifestantes y a aquellas personas que solo pasaban por la zona. “Aquí hay muchos detenidos. Algunos son inocentes, pero igual fueron aprehendidos”, señalo un habitante.

Una joven afirmó que varias personas se vieron obligadas a refugiarse en la iglesia Nuestra Señora del Carmen, ubicada en la población de Chameta, en Capitanejo, ante las agresiones que estaban realizando los funcionarios militares.

Crédito Yonny Camacho

Crédito Yonny Camacho

comparte