El presidente Nicolás Maduro llamó el martes a aumentar el poder militar en Venezuela, mientras sube la tensión ante denuncias de que la justicia puede bloquear el referendo revocatorio que impulsan sus adversarios políticos.

Desfile Crédito Correo del Orinoco
Durante un discurso con motivo del día de la Independencia, Maduro defendió la necesidad de “un poder militar cada vez más grande” para librar una “guerra no convencional” en Venezuela.

El mandatario socialista se refirió en esos términos a lo que denuncia como un boicot a la economía para derrocarlo, del cual culpa a la oposición -incluidos empresarios- y a sectores de Estados Unidos, a los cuales no identifica.

“El poder militar tiene que seguir incrementándose”, subrayó Maduro tras el habitual desfile de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el Paseo Los Próceres, en el oeste de Caracas.

Exhibiendo armamento y vehículos blindados, miles de efectivos de los cuerpos militares marcharon frente al gobernante, enfrentado a una ofensiva de la oposición -que controla el Parlamento- para deponerlo mediante un revocatorio.
Simultáneamente, aviones de combate, helicópteros y aeronaves de transporte de tropas surcaron los cielos de la capital en una mañana nublada.

Métete conmigo

Al tiempo que pedía aumentar el poderío militar, Maduro arremetió contra Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea, quien acusa al alto mando de sustentar a un gobierno que viola la Constitución y de ponerse por encima de los civiles.

“No te metas con los soldados, no te metas con los sargentos, no te metas con los capitanes. Métete conmigo, que soy el comandante en jefe de esta Fuerza Armada. ¡Cobarde!”, increpó el mandatario a Ramos Allup.

Además de criticar a los jefes militares, el legislador alertó en los últimos días que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tiene lista una sentencia para frenar el referendo.
Según Ramos Allup, en “cualquier momento” el TSJ -al que llama bufete jurídico del gobierno- ordenará volver a recoger las firmas necesarias para activar la consulta.

Más tensión

El pasado 13 de junio, Maduro presentó ante el TSJ una demanda por fraude en la recolección de las rúbricas. En tanto, dirigentes chavistas han interpuesto denuncias ante la Fiscalía por usurpación de identidad en ese trámite.

Rompiendo con la tradición, el presidente dejó de asistir a la sesión especial que cada año realiza la Asamblea con motivo de la fiesta nacional.
“A los diputados nos respaldan los votos del pueblo, y al régimen lo respaldan las bayonetas”, expresó Ramos Allup, para quien esta situación demuestra que en Venezuela “hay una grave alteración del orden democrático”.

El jefe legislativo sostuvo que, “así se tape los oídos”, Maduro “tendrá que escuchar lo que es un clamor de Venezuela” en cuanto a un cambio de gobierno.

Poder civil – militar

La FANB tiene vasto poder político y económico en el gobierno. De una treintena de ministros, diez son militares (seis activos y cuatro retirados), a lo que se suma el manejo de empresas en sectores claves, como el de petróleo.
Henrique Capriles ha multiplicado sus llamados a los militares a decidirse si están del lado de la Constitución o del “madurismo”, mientras que Ramos Allup asegura que un sector castrense conspira contra el gobierno.

Fuente: AFP/ Diario de Guayana

comparte