Bogotá. Con el rescate de 15 rehenes, entre ellos la colombo-francesa Ingrid Betancourt, las Farc perdieron su botín más precioso justo cuando enfrentan su peor momento en 44 años de lucha guerrillera, con la pérdida de varios jefes y serios problemas logísticos y de comunicación. La guerrilla tiene “que replantearse toda su actuación. Tiene que hacer un alto en su camino pues sin estos secuestrados no tiene la misma capacidad de presionar al Gobierno”, dijo Carlos Eduardo Jaramillo, ex consejero de paz. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) aún conservan al menos a 24 rehenes, todos colombianos y ninguno de ellos con la relevancia política de la ex candidata presidencial Betancourt, o con la importancia estratégica de los tres estadounidenses contratistas del Pentágono, rescatados en el grupo de los 15. “El hecho de que los secuestrados que quedan en poder de las Farc no sean relevantes políticamente, les señala que no van a poder seguir usando el secuestro como arma política”, explicó Jaramillo. Las Farc perdieron en marzo pasado -por enfermedad- a su líder histórico, el octogenario Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda Vélez, y a otros dos de los siete miembros de su secretariado (Estado Mayor Central). Varios de sus mandos medios que se han entregado o desertado también admiten que tienen problemas de aprovisionamiento y las comunicaciones parecen estar seriamente debilitadas, como se desprende de la estrategia usada por el Ejército colombiano para infiltrar al comando que vigilaba a los secuestrados y obtener el rescate de los rehenes. Influencia. El Gobierno colombiano estimó a comienzos de este año que las Farc tenían entre 6.000 y 8.000 combatientes, menos de la mitad de los que se les estimaba en 2002, cuando el presidente Álvaro Uribe llegó por primera vez al poder. Pese a ello la guerrilla mantiene una fuerte influencia en amplias zonas, especialmente en regiones del sureste como los departamentos de Guaviare, Caquetá, Putumayo y Nariño, donde existen amplios cultivos de hoja de coca que les permiten financiarse, según aseguran las autoridades. Además están alentadas por el inconformismo que genera la pobreza en la que vive más de la mitad de la población (53%), más de 3 millones de personas no reciben ingresos, y fuera de las grandes ciudades la infraestructura vial y de servicios públicos es casi inexistente. “Es inexacto decir que las Farc han sido derrotadas, pero sí están muy debilitadas”, señaló Ingrid Betancourt a los periodistas tras su rescate a manos de militares que se hicieron pasar por guerrilleros y que fueron a la selva en un helicóptero para supuestamente trasladar a los rehenes. Betancourt, al referirse a los problemas de logística que enfrentan las Farc, señaló que en los últimos meses los rehenes “hemos comido escasamente, con muy poca variación en la comida, cero frutas, cero verduras, esa es una señal de que la logística puede estar en dificultades”, puntualizó. “Ese es un duro golpe que repercute en la desmoralización pero no es el fin de la guerrilla”, señaló por su parte el periodista y dirigente del Partido Comunista Carlos Lozano, a quien el Gobierno colombiano ha autorizado para gestionar ante las Farc la búsqueda de un acuerdo humanitario. Lozano cree que Alfonso Cano, quien asumió el comando de las Farc en reemplazo de Marulanda, tiene una oportunidad histórica para dar un giro a la lucha que ese grupo adelanta desde 1964. “Ojalá les sirva para que analicen que la confrontación bélica no es la salida y dejen en libertad a los demás secuestrados y se decidan por una salida política”, indicó. Operación. El rescate de los 15 rehenes en manos de las Farc “fue adelantado 10 días para que los terroristas no se dieran cuenta de la infiltración” a la que eran sometidos, afirmó ayer en Madrid el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, al hablar ante la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (Faes). La operación “Jaque”, según Santos, no fue una operación militar sino de inteligencia. “Lo determinante para llevarla a cabo fue que el riesgo para los secuestrados era mínimo, porque no participó gente armada”, dijo. Los 15 rehenes fueron liberados por un grupo de soldados que se hicieron pasar por guerrilleros e hicieron que los llevarían a otro campamento. Santos afirmó que el Gobierno colombiano “continuará la presión” y pidió a los países vecinos “que no colaboren con las Farc”. TONTERÍAS EN FAVOR DE URIBE El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó ayer que la Farc cometen “tonterías” que generan popularidad para el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, e insistió en que el grupo rebelde libere a los secuestrados. “Qué mal que han quedado las Farc”, dijo Correa en su programa de televisión tras expresar su alegría por el rescate de 15 rehenes. “¿Saben quiénes son los mejores apoyos, las mejores bases para Uribe? Las Farc. Con todas las tonterías que hacen, cuánta popularidad le dan a Uribe”, añadió al enfatizar que “si el Che Guevara estuviera vivo, se moriría de vergüenza. ¿Qué revolucionario secuestra gente inocente supuestamente para sus fines, por nobles que sean?”. Correa reiteró que no reanudará las relaciones con Colombia pese al llamado que le hizo Ingrid Betancourt. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 63. Caracas. 06/07/08

comparte