Caracas. La Alcaldía Mayor debe pagar a los jubilados. Los funcionarios serán liquidados y los que superen una evaluación podrían ser contratados para la nueva institución. La eliminación de la Policía Metropolitana dejará el espacio libre para otro cuerpo de seguridad, a tono con las aspiraciones del Gobierno. De acuerdo con los planes del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, se llamará Policía Comunal de Caracas, informó el comisario Wilmer Flores, actual jefe de la PM. Este será un solo organismo para toda la capital, formado parcialmente con el personal que quedará cesante cuando finalice el proceso de “supresión y liquidación” de la policía, fundada durante el primer gobierno de Rafael Caldera, producto de una mancomunidad de servicios acordada entre los municipios Sucre, Libertador, Baruta y Vargas. Actualmente, la PM cuenta con 6.200 agentes. Otras 3.800 personas desempeñan labores administrativas o son aspirantes a funcionarios policiales. Fuentes de la propia institución señalaron que durante la gestión del general Juan Francisco Romero fue enviado un informe al Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia para sustentar una solicitud de crédito adicional ante la Asamblea Nacional por 1.871 millones de bolívares (1,87 millones de bolívares fuertes). Esta asignación extraordinaria serviría para cancelar solamente las obligaciones derivadas de la liquidación de los agentes y el personal administrativo. El cálculo de los pasivos por gastos de funcionamiento, dotación, adquisiciones y bono alimenticio aún está en proceso. Sin embargo, el titular del MIJ, Ramón Rodríguez Chacín aseguró que todas las deudas serían canceladas sin tardanza. En cuanto a los jubilados, la situación es distinta. El pago de las pensiones y prestaciones a los agentes que salieron de la institución hasta febrero de 2008 sigue siendo una obligación de la Alcaldía Mayor. La carga más importante la representa el personal que fue jubilado durante los últimos tres años, como consecuencia de los procesos de “depuración”. Para esto fue aprobado en diciembre de 2007 un crédito adicional por 19 millardos de bolívares. Pero el dinero aún no ha llegado a sus destinatarios. Otra depuración. El proyecto de la Policía Comunal de Caracas indica que la nueva organización tendrá un carácter eminentemente profesional y preventivo. Su activación y desarrollo servirá como modelo para la creación de instituciones similares en cada estado del país. Todas dependerán del Cuerpo de Policía Nacional, que a su vez será manejado desde Caracas. En el caso de la capital, estará organizada en cuatro grandes direcciones y se subdividirá en las 22 parroquias de la jurisdicción. Cada parroquia (equivalente a los actuales distritos policiales) tendrá, a su vez, núcleos policiales en cada consejo comunal. En otros términos, el servicio de estos cuerpos preventivos de seguridad estará amarrado a una figura que no tiene asidero constitucional. El nuevo director de la PM, comisario Wilmer Flores, explicó que los efectivos de este cuerpo, una vez finalizada la relación laboral, serán evaluados por una comisión multidisciplinaria encabezada por el viceministro de Seguridad Ciudadana, Tarek al Aissami. Este grupo dictaminará si el aspirante cumple con el perfil fijado para incorporarse a la Policía Comunal de Caracas. Los agentes rasos de la PM ya saben que serán convocados para hacer los mismos cursos de inducción sobre la Policía Nacional que actualmente reciben los comisarios en la Disip. El proceso formativo involucra a todos los funcionarios, en orden descendente. Aún no se sabe qué ocurrirá con los bienes de la PM. Los uniformes serán cambiados. Y se estudiará cuál será el destino de los vehículos, armas y equipos antimotines. Fuente: El Nacional. Sucesos/13 Javier Ignacio Mayorca jmayorca@el-nacional.com

comparte