Caracas. Para el doctor en Ciencias, mención Derecho, Carlos Figueredo Planchart, el decreto-ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia constituye una “patente de corso para entrar en un régimen totalitario”. Por ello, no duda en asegurar que su promulgación es “lo más grave que ha sucedido en Venezuela en toda su historia”. Si bien compara dicho instrumento con leyes aprobadas durante el gobierno de Benito Mussolini en Italia y de Alberto Fujimori en Perú, asegura que guarda mayor similitud con el Decreto para la Protección del Pueblo y el Estado, mejor conocido como Decreto del Incendio del Reichstag, que se dictó en Alemania en el año 1933 y que propició la dictadura nazi de Adolfo Hitler. Tal decreto suspendió, hasta nuevo aviso, siete artículos de la Constitución del Reich alemán y con ello se restrigieron los derechos de libertad personal (hábeas corpus), de opinión, incluyendo la libertad de prensa, la libertad de organizarse y reunirse, la privacidad de las comunicaciones postales, telegráficas y telefónicas, y las órdenes judiciales para allanamiento de moradas. “Aunque acá no lo digan, están suspendiendo de hecho esos derechos. Es curioso que un régimen que acusa a todo aquel que disienta de fascista utilice técnicas totalmente fascistas (…) Se están abriendo las puertas a una dictadura”, sentenció el profesor de Derecho Penal durante su intervención en la Academia de las Ciencias Políticas y Sociales. Doctor Figueredo Planchart compara el texto con un decreto de Hitler. A su juicio, la ley es represiva y le quita al Ministerio Público la obligación de la acción penal. En este sentido, el integrante de número de la Academia, Jesús Ramón Quintero, ubica al texto legal en el polo opuesto del antiguo Código Orgánico Procesal Penal (COPP). “El COPP pretendía ponerle límite al poder del Estado para que la gente pudiese defenderse, pero desde que este gobierno se instauró ha tratado de recortar el garantismo del COPP y sustituirlo por instrumentos que se suponen que son jurídicos en un Estado policía, de persecución”. Aunque Figueredo reconoce la necesidad de regular la inteligencia y contrainteligencia, advierte que deben existir controles, “instituciones como el Parlamento que digan qué es secreto de Estado, qué es seguridad de Estado”. Y es que para la presidenta de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, Tatiana de Maeketl, uno de los aspectos más peligrosos del recién promulgado decreto-ley es que se “presta a la interpretación”. “La seguridad de Estado (fin último de la ley) es absolutamente indeterminado (…) Aquí pareciera que se estuviese garantizando la seguridad del Gobierno”. Fuente: El Universal María Daniela Espinoza mdespinoza@eluniversal.com Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/06/04/pol_art_la-ley-de-inteligen_889606.shtml

comparte