Brasilia. Países coinciden con Venezuela. Funcionarios estadounidenses desestiman las críticas y recalcan que la misión militar no es de naturaleza ofensiva. Los Gobiernos de Brasil y Argentina mostraron su preocupación por el restablecimiento de la IV Flota de Marina de Estados Unidos, la cual surcará los mares de América Latina y exigieron una explicación a las autoridades del país norteamericano. Senadores brasileños plantearán al embajador de Estados Unidos su preocupación por la reactivación de la IV Flota de la Marina de ese país, una decisión que motivó críticas de varios gobiernos suramericanos. El tema fue conocido este mes y puesto en el tapete durante la cumbre del Mercosur celebrada la semana pasada por presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que la considera una amenaza. El embajador estadounidense en Brasil, Clifford Sobel, publicó un artículo el lunes en el que asegura que la IV Flota no es una fuerza ofensiva y que “refleja el compromiso de Estados Unidos de trabajar con las naciones amigas de la región”. Por su parte, el vicecanciller argentino, Victorio Taccetti declaró: “Estamos preocupados por la falta de consultas”. El funcionario recibirá este jueves al secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon. “Nosotros le plantearemos el tema de la IV Flota, que es un asunto que nos preocupa. Entre países amigos una iniciativa de este tipo primero es conversada”, dijo Taccetti. La IV Flota nació en 1943, durante Segunda Guerra Mundial, para reforzar la defensa del continente contra ataques de aviones y submarinos alemanes y japoneses, pero fue disuelta cinco años después de terminado el conflicto. El vicecanciller argentino señaló que al Gobierno de Buenos Aires le “preocupa cuál es el sentido de esta flota”. El Nacional. Mundo/16

comparte