Caracas. El general retirado asegura que en el PSUV no hay espíritu inquisidor. El primer vicepresidente del PSUV sostiene que llamarse institucional para no asumir posiciones es una irresponsabilidad. Asegura que quienes afirman que el presidente Chávez está ejecutando la reforma rechazada el 2-D quieren provocar una rebelión de la población. El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Alberto Müller Rojas, negó que el jefe del Estado, Hugo Chávez, intente ejecutar la reforma constitucional rechazada el pasado 2 de diciembre. En su opinión, quienes aseguran eso tienen una posición parcializada. Lo que sí es cierto para el general retirado es que hablar de institucionalidad como sinónimo de neutralidad es un absurdo. –¿Qué opina sobre lo dicho por el ministro de la Defensa de que los militares institucionales deben renunciar? –Todos somos institucionales de alguna manera. Todos estamos institucionalizados dentro del Estado; al ser ciudadano formas parte de una institución que es el Estado. Ahora, la denominación de institucional como se ha interpretado en la Fuerza Armada es que tú te debes a un ser etéreo, asexuado, sin posiciones, que sirve por igual para todo y que no puede parcializarse políticamente. Eso es un absurdo decirlo. Es una ilusión pensar que las instituciones son neutras, asexuadas, sin sentimiento, sin posiciones, sin sentido y sin filosofía frente a la vida. El llamarse institucional para no asumir posiciones es, simplemente, no diría lo que dijo el ministro porque tiene otra connotación, sino que es una irresponsabilidad: no soy responsable de nada, sólo cobro sueldos los primero y los quince. Podría ser cobarde, porque no asumir responsabilidades quiere decir que tienes miedo de asumirlas. –¿Trabajarían sólo para una parcialidad política y no para la sociedad? –Siempre es así, en cualquier Estado del mundo. La Fuerza Armada está a la orden de la parcialidad política que controla el poder del Estado y no puede estar neutra frente a la posición de esa parcialidad política. Lo demás es hablar paja. Imagínate que los soldados israelíes, que siguen la política del Presidente de Israel, dijeran que es inconstitucional y contra los derechos humanos, y entonces no la siguen porque alegan que son institucionales. Imagínate qué significaría eso para el Estado de Israel. El que se interprete el término de institucionalidad desde esa perspectiva de neutralidad es simplemente un absurdo. Además, en la naturaleza de la institución militar, cuya esencia es hacer la guerra, ésta tiene sólo un único objetivo: la imposición o mantenimiento de un orden político. Las bandas armadas que existan sin una finalidad política son delincuentes. –El Movimiento 2 de Diciembre y otros sectores han alertado que el Presidente ha ido colando la reforma constitucional pese a que fue rechazada. ¿Cuál es su opinión? –Esa es una posición muy parcializada y con un contenido de oposicionismo y discurso de desestabilización del Estado, porque están tratando de promover la imagen de que el Presidente actúa al margen de la Constitución, y de esa forma están provocando el derecho de rebelión que tienen los pueblos. Es un llamado al alzamiento, a la rebelión en Venezuela. Ellos no son intérpretes de la Constitución. La regionalización del país y las corporaciones de desarrollos regionales están establecidas desde el primer gobierno de Rafael Caldera. Eso es ya parte de la estructura del aparato del Estado venezolano. –La figura de los vicepresidentes territoriales estaba en la reforma. –No tenemos la obligación de organizarnos como nos digan los demás. Acción Democrática tiene vicepresidencias. Es una posición interna de una organización política que no es parte del Estado. Y la forma de organización que nos damos es un problema privativo del PSUV. La estructura organizativa obedece al mandato de la militancia. –¿Y el currículo y el Plan de la Nación 2007-2013 que contiene los principios que estaban en la propuesta? –¿Hay algo de inconstitucional en eso? –Está sustentado en muchos de los principios que proponía la reforma rechazada. –Mucho del contenido de esa reforma ni siquiera era realmente materia constitucional sino de políticas públicas y de leyes e, incluso, hasta de reglamentos. Por ejemplo, la reducción de la jornada laboral; a mi juicio eso no es materia constitucional sino de un reglamento de la Ley del Trabajo. El Gobierno puede tener políticas que se ajusten a sus criterios políticos, porque tiene el derecho de ejercer esa política y no está violando en nada la Constitución. ¿Se le está quitando algún poder o derecho a los estados o a los municipios? Ninguno. –Pero querían reformar la Ley de Descentralización para permitir que el Estado interviniera y revirtiera el proceso. –Sí, ese proceso no funcionó, y así como ellos descentralizaron se pueden centralizar otra vez las competencias que son del Estado que no están expresamente señaladas en la Constitución como de los estados, de los municipios. –¿Cómo cuáles: aeropuertos, puertos? –Claro. En la mayor parte de los países del mundo los aeropuertos, por ser instalaciones estratégicas, y en especial en Venezuela donde los aeropuertos son simultáneamente bases aéreas, están bajo el control del Estado. Mucho más cuando en este país uno de los problemas fundamentales que tenemos es el tráfico de drogas, y hay indicadores de que por los aeropuertos descentralizados hay una alta incidencia de ese delito. –Si pueden reformar la duración de la jornada laboral mediante una ley, ¿por qué no lo han hecho? –No lo han considerado prioritario todavía. Pero eso es una disposición reglamentaria de la Ley del Trabajo. –Algunos analistas políticos señalan que la mayoría de los vicepresidentes territoriales pueden ser los candidatos de esas regiones, ¿eso es así? –Es posible. –¿No se descarta? –No se descarta. Depende de lo que digan las bases. Ni yo me descarto, aunque no tengo aspiración. –También afirman que la salida de Adán Chávez del ministerio es porque será el candidato para la Gobernación de Barinas. –Se han presentado varios problemas con los ministros que forman parte de la dirección nacional. Un caso concreto es del ministro de Relaciones Interiores. El doble compromiso de ejercer el ministerio, un despacho que normalmente tiene que responder a situaciones que ameritan decisiones casi instantáneas, y su trabajo en el partido le estaba entorpeciendo sus funciones, y el Presidente y el mismo ministro nos pidieron que le disminuyéramos en lo que pudiéramos, casi a cero, su participación en la dirección nacional. Sigue allí, pero cooperará con nosotros en tanto y en cuanto se lo permitan sus labores. –¿Quién entró por él en el buró? –Nadie. En cuanto al ministro de Educación, creo que la situación era más o menos parecida. Está, además, la necesidad que tiene el partido de sus vicepresidentes. El único ministro que queda como vicepresidente es Rafael Ramírez y no hay mucha contradicción, porque parte de las actividades más importantes las desarrolla en Oriente. Ramírez ha sido uno de los más eficaces. –En el PSUV se han registrado diferencias por casos de indisciplina. ¿Qué medidas han tomado y tomarán? –Eso ocurre entre humanos y en las mejores familias. En casos extremos podrían aplicarse medidas disciplinarias que implicarían el divorcio, pero no es la regla. En el PSUV no nos manejamos con espíritu inquisidor. Incluso, no existe dentro de la organización ningún órgano disciplinario. –¿No lo crearon? –Nunca se creó. El presidente Chávez habló de eso cuando se planteó el caso Tascón, pero en debates internos han pensado que un partido de iguales no puede tener un grupo que determine la bondad o la maldad de la conducta de los militantes. –¿En cuántos casos se han tomado medidas? –En los que se comprueben campañas que se hayan lanzado formalmente. –¿Y el caso de Henry Falcón? –El caso no se ha investigado. En los medios salió que dije que estaba expulsado. –¿No lo dijo? –Hablé en condicional: si se comprueba que hay lanzamiento adelantado de campaña con todos los papeles, y se verifica, entonces estará retirado del partido. –¿Cuándo tendrán los candidatos? –Hay plazos que establece el cronograma electoral que no podemos violar. Creo que la inscripción de candidatos termina en julio. No creo que lleguemos a julio sin candidatos. –¿Qué le parece que Tascón está creando su propio partido? –Tiene toda la libertad de hacerlo. No pienso que es un competidor del PSUV. –¿Cree que los pueda dividir? –No, en absoluto. No pienso que sea un contendor. Tengo una relación buena con Luis Tascón, pero creo que se puso nervioso. Tiene una grave crisis de inseguridad personal porque, si se siente seguro de sí mismo y tiene un liderazgo, ¿por qué va a tener miedo ponerlo en juego dentro del partido, sólo para que le aparezca en el currículo que fue candidato a tal cosa? Yo fui candidato a diputado en Aragua y me dieron una paliza; eso ni lo pongo porque no voy a confesar las palizas que me dan. Ahora, si a él le gusta poner que fue candidato a alcalde de Caracas, eso forma parte de los gustos personales. ? “No tenemos la obligación de organizarnos como nos digan los demás” Fuente: El Nacional. Nación/6 Cecilia Caione arojas@el-nacional.com

comparte