Bogotá. Una emblemática líder de la mayor guerrilla izquierdista de Colombia que se entregó a las autoridades reconoció ayer en rueda de prensa que las Farc están resquebrajadas por la ofensiva militar ordenada por el Gobierno y pidió a sus antiguos compañeros de lucha abandonar la guerra. Nelly Ávila Moreno, alias Karina, dijo en una conferencia de prensa que como un acto “por la paz” tomó la decisión de entregarse y acogerse a un programa gubernamental que ofrece beneficios jurídicos, debido a la presión militar que la mantuvo incomunicada durante los últimos dos años. El Gobierno ofrecía un millón de dólares de recompensa por información sobre la desertora, quien militó durante 24 años en las Farc. Manos limpias. “Karina” negó su responsabilidad en el asesinato del padre del presidente Álvaro Uribe, muerto en un fallido intento de secuestro de las Farc en los años ochenta. “Yo no tengo mis manos manchadas en ese hecho”, respondió la guerrillera, quien lucía tranquila y estaba acompañada por alias Michín, su compañero sentimental. El frente guerrillero que dirigía “Karina” quedó prácticamente desmembrado después de que en marzo fue asesinado Iván Ríos, uno de los siete miembros más importantes de las Farc, por uno de sus subalternos, quien luego se entregó al Ejército para cobrar una millonaria recompensa. Alrededor de 87 integrantes del frente que dirigía la guerrillera se entregaron a las autoridades militares en lo que va del 2008. “Esta lucha no se gana por medio de la guerra, hay que dialogar”, dijo “Karina”. Al ser preguntada por el Presidente venezolano, la desmovilizada dijo que dentro de las Farc, a “Hugo Chávez lo admiramos por su forma de ser”, pero aseguró no tener ninguna información sobre dotación de armas o capacitación. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 56. Caracas. 20/05/08 *********** “Las FARC están resquebrajadas” “Esta lucha no se gana por el medio de la guerra, hay que dialogar”, fue la frase que dirigió Nelly Ávila Moreno alias “Karina” al jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Pedro Antonio Marín, alías “Manuel Marulanda Vélez” y “Tirofijo”. A su vez Karina, señalada como jefe del frente 47 de las FARC y quien se entregó el pasado domingo a las autoridades colombianas, pidió a los rebeldes de ese grupo deponer las armas y negó que haya participado en el asesinato del padre del presidente Álvaro Uribe, citó Efe. “La decisión que yo tomé de reinsertarme fue por la presión del Ejército en el área. El Gobierno ha planteado muchos beneficios para todos los que hagamos dejación (abandono) de las armas”, dijo Karina. Precisó que la decisión final la tomó el mismo día que se entregó. Invitó a los guerrilleros “a que cambien esa vida que llevan dentro de la guerrilla, que se incorporen al plan de reinserción” a la vida civil del Gobierno. Karina dijo además no tener relación con el asesinato en 1983 del hacendado Alberto Uribe Sierra, padre del actual jefe del Estado, como indicaron algunas autoridades el domingo al anunciar la entrega de la rebelde. “Yo no tengo mis manos manchadas en ese hecho”, contestó la guerrillera, quien admitió que las FARC “están resquebrajadas” en la actualidad. Así fue la entrega Desde hace 15 días Karina gestionaba su entrega a las autoridades, que se produjo el pasado domingo. La guerrillera habló telefónicamente con la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, quien le recomendó pensar cuál iba a ser el futuro de su pequeño hijito si ella seguía delinquiendo, publicó el diario bogotano El Tiempo. De hecho, sus contactos con las autoridades empezaron desde finales de abril. En una visita a Manizales, el presidente Uribe soltó un par de frases que sorprendieron a todo el mundo. Le dijo a Karina, la guerrillera más temida y sanguinaria de las FARC, que si decidía entregarse iba a tener todas las garantías para su vida. Con su entrega en la vereda La Soledad del municipio de Argelia (Antioquia), se armó el rompecabezas del ofrecimiento de Uribe. Karina, que dentro de la guerrilla era considerada una especie de “Rambo”, decidió acabar con casi dos décadas en la guerra y se entregó a una comisión del DAS que viajó a Argelia (Antioquia) a terminar de convencerla para que diera el paso definitivo. La mujer por la que el Estado colombiano ofrecía una recompensa de un millón de dólares se entregó a las autoridades acompañada de su compañero sentimental, Michín, a quien las autoridades identificaron como Abelardo Montes. Fuente: El Universal Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/20/int_art_las-farc-estan-resq_869705.shtml

comparte