Birmania. Llegó primer avión de la ONU. La Unicef señaló que el ciclón Nargis, que alcanzó vientos de 193 kilómetros por hora, causó una devastación sin precedentes. La junta militar birmana aceptó con reticencia la ayuda internacional ofrecida masivamente para los damnificados del ciclón Nargis, que según un funcionario habría causado por lo menos 80.000 muertos y más de 100.000 de acuerdo con fuentes diplomáticas estadounidenses. El primer avión de la ONU con ayuda humanitaria aterrizó en Rangún, con elementos urgentes para los sobrevivientes de la catástrofe. Estados Unidos, que anunció el permiso de las autoridades birmanas para enviar un avión, informó que las discusiones continuaban. Según un funcionario del Departamento de Estado, incluso se estaría barajando la posibilidad de enviar la ayuda sin la luz verde de Rangún, arrojando alimentos sobre las zonas devastadas por el ciclón, que según los expertos alcanzó vientos superiores a los 193 kilómetros por horas y creó un oleaje que entró 40 kilómetros en la tierra. La Unicef señaló que se trató de una devastación sin precedentes. “Temo que descubriremos otras tragedias en los próximos días. Los niños son los más vulnerables frente a un desastre tal”, dijo en Ginebra Pierette Vu Thi, responsable de los Programas de Emergencia del organismo. Otros funcionarios señalaron que se han reportado epidemias de malaria y afecciones como diarrea en las zonas destruidas. Fuente: El Nacional. Mundo/11

comparte