Fuente: El Nacional 

La Asamblea Nacional rechaza categóricamente el recrudecimiento de la persecución política por parte del gobierno, luego de la detención del diputado suplente de Voluntad Popular, Gilber Caro, y el concejal de Maracaibo, Jorge Luis González, de Primero Justicia.

Crédito Versión Final

Crédito Versión Final

Julio Borges,  presidente del Parlamento, dijo que las detenciones son el resultado de la instalación del Comando Antigolpe en el que participa el vicepresidente Tareck el Aissami. “El gobierno ha desatado una política de miedo y horror porque no tiene apoyo popular”, aseguró.

Cuestionó que el caso fuera remitido directamente a tribunales militares, cuando no es competencia de esta instancia juzgar a un civil. “Las FANB no pueden prestarse para ser los verdugos de los diputados, para ser los verdugos del pueblo,  y los tribunales militares no están hechos para juzgar a civiles y mucho menos para juzgar a un diputado”.

En este sentido, agregó que “la mayoría de la FANB quiere un país donde se cumpla la Constitución. Ellos tienen que rebelarse al hecho de que los tribunales militares estén enjuiciando a civiles, pues son solo para militares”.

Borges acusó al gobierno de incurrir en el delito de terrorismo de Estado. “Vamos a demandar a las personas que están (ejerciendo) estas prácticas antidemocráticas contra el pueblo venezolano”, señaló.

Además, advirtió a todos aquellos funcionarios que cometen actos ilegales que serán juzgados cuando vuelva el Estado de Derecho. “A todos los que estén dando órdenes contrarias a la Constitución a todos los funcionarios, tengan el cargo que tengan, sepan que están cometiendo delitos de lesa humanidad y que serán perseguidos donde sea porque estos delitos no prescriben”.

Freddy Guevara, primer vicepresidente del Parlamento y coordinador encargado de VP, criticó que el vicepresidente utilizara el pasado del legislador Caro para acusarlo de terrorista y golpista. “Lo expuso públicamente como un delincuente, pero lo que no cuenta Tareck el Aissami es que en la cárcel Gilber se convirtió a la religión cristiana, construyó cuando salió de la cárcel una casa para ex presidiarios y luego se convirtió en conferencista, y fue elegido diputado por el pueblo de Venezuela”.

Guevara notificó que la Comisión de Política Exterior comenzará las gestiones correspondientes para notificarlas a las instancias internacionales y a los Parlamentos del mundo para que conozcan la realidad venezolana. “Hemos indicado al diputado Luis Florido para que se activen todos los mecanismos de todos los Parlamentos del mundo sobre esta violación de derechos humanos contra el diputado Caro”.

La fracción de Vente Venezuela también rechazó la privación de libertad contra el parlamentario de VP. El diputado Winston Flores expresó: “Este es un régimen de facto, al margen de la legalidad, que viola la Constitución y da órdenes tan nefastas como estas para destruir el Parlamento y violar los derechos de los diputados”.

Para hoy está previsto que una comisión encabezada por la directiva del Legislativo se traslade hasta Carabobo para constatar las condiciones de reclusión de Gilber Caro y exigir que sea puesto en libertad.

comparte