Caracas. En su sitio de Internet, Interpol se autodefine como “la mayor organización policial internacional del mundo” que “facilita la cooperación policial transfronteriza, apoya y ayuda a todas las organizaciones, autoridades y servicios que tienen como fin prevenir o combatir la delincuencia”. Venezuela es uno de los 186 países miembros de Interpol, cuya sede principal está en Lyon (Francia), pero que dispone de siete oficinas regionales ubicadas en Argentina, Camerún, El Salvador, Kenia, Tailandia, Zimbabue y Estados Unidos. Fundada en 1923, Interpol es financiada por las contribuciones anuales de sus países miembros. El presupuesto de Interpol en 2008 es de 47,6 millones de euros (BsF 122.808.000), según reseña su página web. De concretarse el retiro de Venezuela de Interpol, el país quedaría impedido de utilizar las distintas bases de datos descritas en su página web y que reúnen información sobre nombres y fotografías de delincuentes reseñados y personas buscadas, huellas dactilares, perfiles de ADN, documentos de viajes robados o perdidos, vehículos robados, imágenes de abuso sexual de menores y obras de arte robadas. Concretamente, las bases de datos están alimentadas así: 15 millones de documentos de viajes denunciados como perdidos o robados en 125 países, detalles sobre 3,9 millones de vehículos denunciados como robados en todo el mundo y 31 mil obras de artes denunciadas como robadas, entre otras. Tampoco podría usar el sistema de notificaciones internacionales que se clasifican en siete tipos, siendo la más conocida la “notificación roja”, que consiste en una solicitud internacional de detención preventiva de una persona. Los siete focos. Son siete los “ámbitos prioritarios de lucha contra la delincuencia” donde se enfoca Interpol: corrupción, drogas, delincuencia organizada; delincuencia financiera, económica y de alta tecnología; prófugos, seguridad pública y terrorismo, y trata de seres humanos, según detalla el sitio electrónico de la organización. Además, Interpol dispone del denominado Centro de Mando y Coordinación, que funciona las 24 horas del día “para ayudar a los países miembros que deben afrontar una situación de crisis, coordinar el intercambio de información y asumir la función de gestor de crisis en el caso de incidentes graves”. El estatuto de Interpol le prohíbe “toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial”. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 34. Caracas. 22/05/08 ELIGIO ROJAS

comparte