Bogotá. Una invitación a los presidentes de Venezuela y Ecuador a restablecer vínculos de amistad, fraternidad y confianza con su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, con el fin de facilitar la liberación de los rehenes que aún están en poder de las Farc, hizo ayer Ingrid Betancourt. La dirigente política colombiana hizo el pedimento tras reencontrarse con sus hijos Melanie y Lorenzo Delloye, a quienes esperó en el aeropuerto militar de Bogotá. Ellos viajaron, junto a otros familiares, en un avión fletado por el Gobierno francés. Betancourt también aseguró que es necesario vincular a personas como la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Pero aclaró que la facilitación de Chávez, Correa y otros gobernantes debe limitarse a buscar la liberación de los rehenes, respetando al Gobierno colombiano y buscando convencer a la guerrilla de abandonar la lucha armada y hacer la paz. “Que nos ayuden a lograr la libertad de los secuestrados, no a fortalecer la guerra en Colombia… Que los cambios que se quieran dar sean por vía democrática”, dijo. Calificó su liberación de “golpe dramático” a las Farc. Señaló que viajará a Francia y anticipó que será recibida en el Vaticano por el papa Benedicto XVI la semana próxima. En cuanto a su futuro político indicó que es “lejano hablar de la Presidencia”. Es una decisión que debe “reflexionar”. Ingrid visitó ayer el osario de su padre, Gabriel Betancourt, fallecido meses después de su secuestro. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 64. Caracas. 04/07/08 REUTERS / ANSA

comparte