En un informe secreto de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) elaborado en el marco del plan “Abastecimiento Soberano”, se cataloga como crítico el nivel de desabastecimiento de bienes y servicios existentes en el país, incluyendo los de primera necesidad, lo cual ha “venido afectando la manera considerable el bienestar y calidad de vida de las familias y hogares de los venezolanos y venezolanas”.

Crédito Archivo Correo del Orinoco

Crédito Archivo Correo del Orinoco

Por esa razón, y amparándose en el decreto 2.323 que declara el estado de excepción y de emergencia económica, se encomienda al Grupo Antiextorsión y Secuestros de la Guardia Nacional (GAES) Portuguesa la “misión” de conducir “operaciones militares conjuntas de control, seguimiento y fiscalización a todo el proceso de transformación agroalimentaria e industrial, procesamiento, distribución y comercialización de bienes y servicios asociados a la agroindustria”.

Según indica el informe, a partir del martes 19 de julio de 2016, el GAES Portuguesa “ejercerá el control militar conjunto de los silos, plantas y rutas de distribución, así como contendrá todo tipo de actividad que favorezcan las actividades de contrabando, en la empresa ANCA-SILOS “Asociación Nacional de Cultivadores Agrícolas”.

ANCA es una empresa que se fundó en 1945 y en el 2000 adquirió una planta de recepción y almacenamiento de grano con capacidad para el 25% del maíz que se consume a nivel nacional. Actualmente cuenta con tres plantas destinadas al secado y almacenaje de rubros de girasol, sorgo y maíz (blanco y amarillo).

La ejecución de la “misión” consta de cinco fases: la primera, llamada “preparatoria”, la cual empezó el lunes 18 de julio con la recepción de la orden de operaciones; la segunda fase, denominada “despliegue inicial lineal”, arrancó el martes 19 de julio y busca el despliegue del equipo que controlará la empresa ANCA; la tercera fase se llama “despliegue radical” y comenzará el 25 de julio con el propósito de continuar el despliegue del equipo que controlará las operaciones; la cuarta fase será de “control, apoyo, seguimiento, fiscalización y contención”; esta fase empezó el lunes 18 de julio y seguirá “hasta nueva orden”.

La quinta y última fase se denomina “redespliegue nacional”, la cual comenzará el lunes 8 de agosto y estará orientada “a la globalidad del proceso de distribución de alimentos a los distintos niveles de comercialización, incluyendo los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

El documento destaca que la “misión” no sólo abarca la militarización de la empresa, sino el control de las rutas de transporte de carga que entra y sale de ANCA con la finalidad de “romper los patrones o rutinas de inspección que pudieran existir, así como para evitar la familiaridad del personal militar con el personal responsable por la distribución de alimentos”.

Fuente: Runrunes

comparte