Bogotá. as conclusiones de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) son contundentes al asegurar que se respetó la cadena de custodia de las ocho pruebas rescatadas en un campamento guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en donde murió Raúl Reyes. En el informe se advierte, sin embargo, que entre el 1 y el 3 de marzo, momento en que fueron entregadas al Grupo Investigativo de Delitos Informáticos de la Policía Judicial de Colombia, “el acceso a los datos contenidos en las citadas pruebas no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley”. Se indica en las conclusiones del informe que se trata de protocolos que deben seguir las “unidades policiales que primero intervienen en el lugar de los hechos”. Solicitud de apoyo El 4 de marzo (tres días después de realizarse el ataque al campamento guerrillero) Interpol recibió una solicitud del Departamento Administrativo de Seguridad colombiano (DAS) pidiendo asistencia técnica. La Unidad de Gestión de Crisis de la Policía Internacional comenzó su trabajo en Bogotá el 10 de marzo. Tras obtener la custodia de las pruebas instrumentales, Interpol realizó un inventario detallado. “Una cadena de custodia debidamente establecida permitió documentar todos los casos en que se había accedido a cualquiera de las ocho pruebas instrumentales de carácter informático decomisadas a las FARC”, establece el informe. Paso seguido, la Policía Internacional realizó “copias imagen” (obtención de imágenes forenses de datos). El 12 de marzo (tras dos días de trabajo) Interpol devolvió al fiscal que dirige la investigación las ocho pruebas instrumentales. “El recibo y la devolución de cada objeto por parte de la Policía Internacional a las autoridades colombianas fue registrado con calcomanías de cadena de custodia que se fijaron en las bolsas selladas que contenían cada objeto recuperado en el campamento guerrillero”. Interpol acordó con las autoridades colombianas que los especialistas en investigación informática seguirían realizando el estudio en sus lugares de trabajo habituales (esto es, Australia y Singapur). Se acordó que el traslado de las copias imagen sería a través de valijas diplomáticas, “garantizando de esa manera la protección por la inmunidad diplomática”, siendo monitoreado el transporte por el Centro de Mando y Coordinación de Interpol desde Lyon (Francia). Este procedimiento fue avalado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien subrayó el carácter “técnico” del informe de la Interpol, que no halló evidencia de modificación en los archivos incautados a las FARC. “Soy muy respetuoso de la Interpol, pero el informe emitido fue una opinión técnica y no se refiere a la producción ni al contenido de los documentos hallados”, dijo Insulza, acotó AFP. Computadores de Raúl Reyes Los tres computadores recuperados en el campamento de las FARC son de marca Toshiba, dos de ellas Tecra y una Portege. “Estos modelos usan tecnología “easyguard”, esto significa que sus componentes absorben los impactos. Los discos duros tienen una protección especial, con monitoreo por acelerómetro de tres ejes y tecnología adicional contra impactos, teclado resistente a líquidos y chasis en aleación de magnesio”, aseguró un experto en informática. Los maletines usados para cargar estos computadores también son especiales. “Después de haber soportado varias explosiones de hidrogeno, caer desde más de 64.000 metros de altura a una velocidad de 24.000 kms/h y soportar temperaturas de hasta 1.500 grados centígrados durante la desintegración del transbordador espacial Columbia, 99,6% de la información fue recuperada y ha podido ser utilizada”, indicó el analista en relación a los discos duros Seagate de 400mb. Fuente: El Universal Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/17/int_art_informe-de-interpol_865725.shtml

comparte