Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió ayer a la guerrilla colombiana de las Farc que cualquier incursión en su territorio sería considerada un “acto de guerra”, y pidió a la OEA “una gestión útil” que obligue a Bogotá a cesar la “campaña de desprestigio” en su contra. “Si nosotros encontramos patrullas de las Farc, campamentos de las Farc, en suelo ecuatoriano será considerado una acción de guerra y responderemos como siempre lo hemos hecho”, afirmó el mandatario a la prensa extranjera durante un encuentro en la sede del Ejecutivo. Correa, quien siempre ha rehusado llamar terroristas a los rebeldes, exigió a ese grupo terminar con los secuestros y liberar incondicionalmente a los rehenes, empezando por la política colombo-francesa Ingrid Betancourt. “Lo hemos señalado muy claramente y lo ratificamos: es inaceptable, exigimos la liberación incondicional de todos los rehenes (…) Si nosotros podemos servir de intermediarios, ahí estaremos”, expresó. Correa habló sobre las Farc en la misma semana que Colombia lo acusó de haber impedido que sus militares las combatan en territorio ecuatoriano, lo que fue desmentido por el Jefe de Estado ecuatoriano, quien elevó una queja ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Las relaciones diplomáticas entre Bogotá y Quito están rotas desde el 3 de marzo, a raíz del bombardeo colombiano contra un campamento de las Farc en Ecuador que dejó una veintena de muertos. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 55. Caracas. 18/04/08

comparte