Bogota. Canciller pedirá a Caracas embajador. El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Colombia asegura que su país no representa ningún peligro para Venezuela y que espera avanzar en temas bilaterales. ¿ Usted llega a la Cancillería para corregir a su antecesor? –En absoluto. Llego a continuar la política que la Cancillería ha desarrollado con Carolina Barco, María Consuelo Araújo y Fernando Araújo. –¿Hacia dónde estará encaminada su función como canciller? –Hay tres ejes fundamentales, basados en un principio: integralidad. El primero, servir de eje articulador de la política exterior. En el Gobierno son muchas las entidades que realizan acciones que tienen que ver con la política internacional; por fuera del Gobierno hay empresarios, hay académicos, hay ONGs y queremos servir como eje articulador de esa política. –¿El segundo? –Que todas nuestras misiones lleven al mundo la idea de que Colombia es un país de oportunidades, que ha avanzado muchísimo en el tema de seguridad, en profundizar la democracia, en mejorar los derechos humanos y que eso ha permitido que haya más oportunidades de inversión. –Y cuál es el tercer elemento? –Es manejar una política exterior a mediano y largo plazos, y eso implica fortalecer la Cancillería en su interior y generar una política que tenga un consenso nacional importante para lograr que esa política permanezca. Le adelanto una idea: así como ha existido una misión de empleo o una misión de ingresos, queremos una misión en política exterior. –Algunos sectores de opinión tienen ciertas dudas de que la nueva actitud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hacia Colombia sea transparente. ¿Usted qué cree? –A esa transparencia hay que apostarle. Yo me he puesto en contacto con el Gobierno venezolano para decirle que tenemos todo el interés de avanzar en el pleno restablecimiento de nuestras relaciones y en una próxima reunión con el canciller Maduro, con ese objetivo. –El presidente Chávez acaba de visitar Moscú y anunció la compra de más armas y misiles de corto y largo alcances. ¿Qué opina? –Primero, esas son decisiones soberanas de cada país; segundo, sobre la preocupación que pueda existir en la región por las implicaciones de compra de armamento, creo que un escenario adecuado para discutirlo sería el Consejo Suramericano de Defensa. –Colombia significa algún peligro para Venezuela en materia de seguridad? –No. Colombia no significa ningún riesgo. Nuestros enemigos son el narcotráfico y el terrorismo interno, nunca los países vecinos… –Es verdad que invitó al canciller Nicolás Maduro a Bogotá ? –No he podido hablar con él, pero le he transmitido la disposición para hablar de todos los asuntos de la agenda que los presidentes ordenaron avanzar: temas en cooperación, en negocios, en comercio, bilateral, en proyectos binacionales. –Por qué no ha nombrado Venezuela embajador en Colombia? –No lo sé, pero tenemos todo el interés en que lo designen. –¿Usted lo pedirá? –Por supuesto. No tendré problema en hacerlo de manera respetuosa. –¿Están deterioradas nuestras relaciones con Suiza? –No, para nada. Los suizos han entendido muy bien nuestra posición y nuestras preocupaciones. Tenemos una agenda enorme con ellos. –Pero los medios de comunicación en Suiza han sido muy desapacibles, especialmente frente al tema Jean Pierre Gontard… –Sin duda, ese tema es sensible en Suiza, pero yo creo que existen todas las condiciones para que las relaciones avancen normalmente. –¿Qué hará con el Gobierno de Ecuador? –Tenemos toda la disposición de normalizar las relaciones y exploramos fórmulas para que eso sea posible. –¿Qué piensa hacer para restablecer las relaciones con Ecuador? –Quiero ser muy prudente en mencionar detalles concretos, pero le quiero decir que en ese aspecto avanzamos y buscamos fórmulas. –El Gobierno de Ecuador ha dicho que sólo aceptaría la mediación de la OEA… –Si la OEA puede realizar alguna función, nosotros también aceptamos. Hay que tener paciencia y prudencia porque estas cosas no se resuelven de un segundo para otro. –¿Qué opina de las relaciones del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, con las FARC? –El pasado 17 de julio enviamos una nota de protesta en la que dijimos que no podemos aceptar los términos en que se refirió el presidente Ortega a las FARC. –¿Por qué cambió la actitud de Colombia frente a la propuesta del presidente de Brasil, Lula de Silva de crear el consejo de defensa de América del Sur? –Porque el presidente Álvaro Uribe considera que están dadas las condiciones para ingresar bajo dos supuestos: primero, que las decisiones se tomarán por consenso, y segundo, que hubiera una manifestación explícita en los estatutos de constitución del consejo, de rechazo a los grupos violentos. –Le gustaría que Ingrid Betancourt hiciera política en Colombia? –Me encantaría ver a Ingrid en donde ella se sienta feliz. –¿Y la idea de que sea candidata presidencial? –Si eso es lo que la hace feliz, bienvenida. Es una líder muy importante… –¿Su presencia en la actividad pública enriquecería la política nacional? –No me cabe duda de que ella puede significar un gran aporte para el país, para las nuevas generaciones. Es una mujer de mucho valor, muy capaz y muy inteligente. Lo importante es que ella se sienta cómoda en donde quiera estar… –Si triunfa Barack Obama en Estados Unidos, ¿tendremos dificultades en nuestras relaciones? –No creo. Tuvimos una excelente relación con el gobierno demócrata del presidente Bill Clinton. –Si gana Obama o McCain, ¿será igual para Colombia? –La política exterior de Estados Unidos para con Colombia tiene un gran perfil bipartidista y creemos que va a seguir siendo de esa manera. –La próxima semana habrá una nueva mini cumbre presidencial en Cartagena. ¿Qué mandatarios vendrán? –Es una reunión para tratar el tema del narcotráfico. Han confirmado los presidentes de México, Panamá, El Salvador, Guatemala y República Dominicana. –¿Viene Chávez? –Está invitado, pero no ha confirmado. Fuente: EL Nacional. Mundo/14 Yamid Amart, El Tiempo

comparte