Más de seis mil personas deambulan por las calles de la ciudad. Han escogido el asfalto como cama, cartones como sábanas y cualquier rincón de la ciudad como su hogar. De las 22 parroquias que hay en Caracas, los indigentes han escogido el casco central como lugar favorito para vivir. Por lo tanto, en Candelaria, San Juan, Santa Teresa, Antímano y Coche se concentran más de dos mil hombres y mujeres. “En el centro hay muchos lugares sin luz y con basura. Esto hace que sea una zona en donde ellos se pueden resguardar. Candelaria es el sector en donde hay más personas que viven en la calle porque se concentran muchos restaurantes que generan desechos sólidos que son muy buscados por los indigentes”, explica Alexander Salas, comisionado por la Alcaldía de Libertador para implementar la Misión Negra Hipólita. Desde noviembre de 2006 la Alcaldía asumió la tarea de apoyar la Misión Negra Hipólita y desde ese momento han abordado a 3.150 personas de las 6.760 que están en la calle. Hermes Suárez es sólo uno de los cinco mil hombres que están en situación de indigencia en la ciudad. Su casa era un camión cava pequeño, abandonado, que estaba estacionado en el bloque 30 del 23 de enero. El 28 de enero, a sus 66 años, fue atropellado por el transporte de la basura que lo dejó con ambas piernas inmovilizadas. En febrero, fue contactado por Negra Hipólita y anoche, por primera vez, durmió en un centro asistencial que le proporcionó un colchón de verdad, verdad. “Me salvé porque me agarré de la parrilla. Después me llevaron al Pérez Carreño y cinco días después volví al camión. Allí, los vecinos me daban comida y me bañaban. Pero no tenía dinero para comprar los pañales que ahora necesito. Después fui contactado con la misión, que me llevó a una carpa en el parque Los Caobos. Pero estar allí fue desagradable. Hay mucha gente que se pelea. A los tres días, volví al camión”. Alexander Salas explica que con cada indigente se pueden tardar hasta un mes para reconstruir su historia y verificar los datos. Después, son sometidos a un tratamiento médico y llevados a una carpa de la Misión Negra Hipólita que está en el parque Los Caobos. Pero esta carpa no está adecuada para todos los indigentes. Por eso, Suárez fue llevado al Centro de Atención Psicosocial en la Cota 905, donde es atendido por un grupo de especialistas como nutricionistas, psicólogos y médicos. Actualmente, la misión Negra Hipólita ha hecho una alianza con 117 centros que tratan con indigentes en el país. La Alcaldía de Libertador actualmente trabaja con 28 centros en Caracas como Clamor en el barrio, Granja Oasis o Nosotros Unidos, que asisten a indigentes y en donde buscan cupos para darle ayuda. “Sólo 10% de las personas que ayudamos terminan totalmente regeneradas, porque aún se necesita hacerle más seguimiento a cada caso”, explica Eva Riera, coordinadora de los operativos que Negra Hipólita hace en Caracas. De la investigación que ha realizado la Alcaldía, Salas señala que ha visto el cambio en el consumo de droga entre los indigentes. “Ahora, consumen (inhalan) más gasolina. 80% de los indigentes que hemos tratado consumen drogas, mientras que 20% tiene problemas mentales”. Como Hermes Suárez, 13% de los indigentes son personas con discapacidad. Además, 73% de quienes habitan las calles provienen de estados como Vargas y Miranda. “Es difícil desintoxicar a un indigente y reinsertarlo en el campo laboral. Sin embargo, debemos trabajar con organizaciones que también tengan experiencia en el área, para fortalecer el trabajo. Por eso, invitamos a estas instituciones a contactarnos por el (0212)409.86.05”, afirmó Salas. Disponible en: http://www.eluniversal.com/2008/04/10/ccs_art_hay-6.760-indigentes_799867.shtml

comparte