Caracas. Alejado de los actos ceremoniales de Los Próceres y la Asamblea Nacional por el día de la Independencia y entre bromas sobre la campaña electoral estadounidense, el presidente Chávez planteó al embajador de Estados Unidos, Patrick Duddy retomar la colaboración binacional contra el tráfico de drogas y la delincuencia internacional. Al concluir el desfile militar y los actos en el Parlamento, Chávez conversó brevemente con Duddy. El Presidente le recordó que John Maisto –embajador en Venezuela entre 1997 y 2000– visitó varias veces el Palacio de Miraflores. “Desayunábamos, hablábamos. A esa situación hay que volver (…) A luchar contra el narcotráfico y la delincuencia internacional”, expresó, según un comunicado publicado por la oficina de prensa de Miraflores. Los interlocutores y los temas conversados serían corrientes, si no fuera porque Venezuela no ha colaborado con la Fuerza Administrativa Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) desde agosto de 2006, y en varias ocasiones ha rechazado las posturas de Estados Unidos y otros gobiernos sobre el nivel del tráfico de estupefacientes en el país. A finales de junio, el embajador de EEUU en Colombia, William Brownfield, declaró que se ha registrado un “aumento tremendo” en la cantidad de droga que transita por Venezuela, al pasar de las 20 o 30 toneladas anuales a las actuales 300. “Nadie dice que eso ocurre por política oficial”, agregó el diplomático. El viceministro de Seguridad Ciudadana, Tarek El Aissami dijo que la información de Brownfield era “discrecional e intervencionista”. Su superior, el ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín calificó de “hipócritas” esos señalamientos. “En Venezuela también estamos preocupados, pero por el aumento del consumo de droga dentro de Estados Unidos”. El ministro informó que según estadísticas de la ONU, Venezuela ocupa los primeros cuatro lugares entre los países con mayor número de incautaciones de droga. Sin embargo, siguiendo las cifras de Brownfield, por las aduanas nacionales se han escabullido hasta 200 toneladas de narcóticos en lo que va de año. Anteriormente, el canciller Nicolás Maduro había criticado fuertemente la labor de la DEA. “La DEA se convirtió en uno de los grandes carteles de la droga a nivel mundial”, al referirse a declaraciones del zar antidrogas estadounidense, John Walters. “El papel de la DEA aquí –todo el mundo sabe– y en todos los países, es tratar de influir para someter por la vía del soborno y controlar las policías y los organismos de inteligencia en cada uno de los países”. ULTIMA GOTA Pero la difusión de los últimos reportes internacionales sobre el tráfico mundial de drogas parece haber alterado el tono de cooperación del gobierno de Chávez. Los titulares europeos de la semana pasada resaltaron a Venezuela como una de las principales rutas del narcotráfico que se dirige al viejo continente. De acuerdo con el Informe Mundial sobre las Drogas de la ONU 2008, el 31% de la cocaína que llegaba a España –el destino favorito de los cargamentos desde Latinoamérica–provenía de Venezuela. Sólo 4% de Colombia. El diario inglés The Daily Telegraph reveló que, según las autoridades de ese país, la mitad, “tal vez incluso dos tercios”, de la droga que se consume en las calles de Gran Bretaña ha pasado por Venezuela. El pasado viernes Duddy también se había referido al tema. “Hemos expresado nuestra preocupación por el aumento serio y significativo del tránsito de drogas a través del país”, dijo el embajador. “A nuestro juicio eso es una amenaza a nuestros dos pueblos y un desafío común”, agregó. Al día siguiente ya obtuvo una respuesta, y muy distinta a las anteriores. Fuente: Tal Cual. Pág. 32. Caracas 07/07/08.

comparte