Fuente: Correo del Caroní 

Dos de los tres asaltos al Parlamento nacional tienen por autores al chavismo. Ambos han intentado infructuosamente suspender la sesión extraordinaria. Ambos han recalcado el semblante dictatorial del oficialismo ante una Venezuela civil que lucha, como hace 206 años, por la democracia. Pasado el mediodía, los diputados aprobaron refrendar la convocatoria a consulta popular contra el fraude constituyente.

Un grupo de chavistas irrumpió este miércoles de forma violenta en la Asamblea Nacional. Los partidarios del Gobierno se habían concentrado en la entrada y habían lanzado cohetes hacia el hemiciclo, mientras se celebraban los 206 años de la independencia de Venezuela.

El vicepresidente del Gobierno, Tareck el Aissami, había llamado antes “al pueblo de a pie” a que acudiera al Parlamento, en una intervención en el Legislativo en la que acusó de traidora a la mayoría opositora y le recriminó haber “secuestrado” el Parlamento, reseñó el portal web de El País.

“Al pueblo de a pie que venga a este salón a tomar juramento de nuevo y asumir esta proclama para conducir en los tiempos futuros nuestro país hacia una gran victoria. Es la hora de los pueblos”, aupó el Aissami, exgobernador de Aragua acusado y sancionado por Estados Unidos por narcotráfico. “Es la hora de los revolucionarios”. El Aissami había invitado a reaccionar contra los que, según la propaganda del Gobierno, “pretenden entregar la patria a los intereses oscuros del imperialismo”.

“Los que se vayan quedando en el camino por traiciones, ambiciones y por proyectos personales, que se queden. Por cada traidora o por cada traidor vendrán miles de millones de revolucionarios a alzar la bandera de Bolívar y de Chávez para seguir empujando esta causa”, mantuvo.

Primer balance

En medio de la explosión de petardos, los diputados se refugiaron en la cámara, pero luego decidieron salir a enfrentar al grupo cuando supieron que había ingresado a los jardines.

Los legisladores se involucraron en una golpiza en la cual resultaron heridos Américo de Grazia (asambleísta por el sur del estado Bolívar), Armando Armas y Leonardo Reinoso. El diputado Juan Guaidó dijo que también resultaron heridos sus pares Luis Stefanelli y Winston Flores.

También resultaron heridos siete empleados del Legislativo. De Grazia fue llevado inconsciente a la enfermería con una contusión en la cabeza y varias costillas rotas. Su condición es reservada.

Los diputados acusaron al comando de Guardia Nacional (policía militarizada), que tiene la responsabilidad de custodiar la sede legislativa, de permitir el asalto de grupos llamados “colectivos”, que dicen defender al Gobierno.

Dos horas después del ataque, el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, expresó vía Twitter su condena a “los actos de grupos violentos en la Asamblea Nacional con saldo de varios diputados heridos”. Afirmó haber ordenado a las “autoridades competentes” una investigación exhaustiva.

“La responsabilidad es del coronel (Vladimir) Lugo, de la Guardia Nacional, que permitió el ingreso de estos colectivos con palos, cuchillos, fuegos artificiales a un poder nacional y agredieran a periodistas y diputados. Eso es lo que está pasando en Venezuela”, recriminó el primer vicepresidente de la Asamblea, Freddy Guevara.

“La violencia es el silencio de quien no tiene razón”, expresó el presidente del Parlamento, Julio Borges.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la PrensaTrabajadores de la Prensa, Marco Ruiz, también denunció que en el asalto al Parlamento, a varios periodistas les fueron robados equipos y fueron golpeados por los grupos armados.

En simultáneo al asalto, durante el acto oficial por el Día de la Independencia y previo al desfile militar, el presidente de la República, Nicolás Maduro, celebró que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana estuviese en “una marcha victoriosa hacia la Asamblea Nacional Constituyente”.

Aberración cívico-militar

“Que la violencia no saque lo peor de nosotros. Nuestra mayor venganza es que ellos saldrán del poder de forma pacífica”, expresó el diputado Miguel Pizarro desde el hemiciclo, pasado el mediodía.

“Con la misma convicción y determinación de los que nos antecedieron, debemos luchar por conservar la República”, había pronunciado en su discurso en la mañana, la historiadora Inés Quintero durante la sesión solemne en el Parlamento por los 206 años del inicio de la firma del Acta de Independencia.

“Tras derrocamiento de Rómulo Gallegos, se incorporó un desfile militar a un ritual cívico. Va siendo tiempo de eliminarlo”, recordó Quintero antes de añadir “y comenzar a pensar en convertirlo en una gran fiesta ciudadana que espero el próximo año podamos celebrar”.

El 23 de octubre, durante la sesión especial de la Asamblea Nacional para discutir sobre la ruptura oficial del orden democrático en Venezuela, grupos chavistas, comandados por el Jorge Rodríguez, irrumpieron en el hemiciclo. (Con información de El País y de agencia DPA)

comparte