Fuente: DPA- Correo del Caroní 

En una inesperada orden de comando, 18 generales de las Fuerzas Armadas asumirán la embestida contra la escasez de alimentos básicos y medicinas que azota a Venezuela, extendiendo la militarización a toda la cadena de distribución de bienes de consumo.

Crédito Archivo El Tiempo

Crédito Archivo El Tiempo

El ministro de Defensa y jefe de la Misión Abastecimiento Soberano, general Vladimir Padrino, está por difundir las directrices de la ofensiva, después de anunciar el plan en el que un general de fuerza se hará cargo de la distribución por cada rubro de producto.

El jefe militar dijo que asignará un equipo militar para garantizar que los rubros de la cesta básica lleguen a todo el país, a través de los llamados comités locales de abastecimiento (CLAP), que son grupos organizados por el Gobierno que venden bolsas con algunos bienes de consumo directamente a los consumidores.

“He ordenado, de acuerdo a las instrucciones que usted nos dio, asignar un general o un equipo cívico-militar por cada rubro, es decir; un general o almirante, va a ser jefe del rubro arroz y va a mostrar en un mapa todo, desde la producción o importación, pasando por todo el proceso de la agroindustria, hasta la comercialización, llegando hasta los CLAP”, explicó Padrino el martes en el programa de radio y televisión del presidente Nicolás Maduro.

Agregó que la estrategia busca gobernar todos los productos, al menos los 18 primarios y luego los 50 prioritarios, “tanto de farmacia como de consumo e industriales”.

Maduro dijo que la Misión Abastecimiento Soberano ha supervisado 791 empresas en el país para verificar su funcionamiento, exigir que cumpla con los precios y asegurar la distribución. Señaló que se preparan para una “ofensiva” durante los últimos meses del año, cuando él podría enfrentar un referéndum revocatorio de su mandato, tramitado por la oposición.

Según Maduro, el problema de la escasez en el país está concentrado en la cadena de distribución, de cuyo dominio responsabiliza al sector privado, al que acusa de mantener una guerra económica contra el pueblo.

Venezuela tiene al menos tres años en el escenario de desabastecimiento y la escasez sigue igual de viva, acompañada por una inflación que sólo en 2015 fue de 180 por ciento y algunos estiman que superará este año, mínimo, 600 por ciento. Pronósticos menos optimistas auguran cifras de cuatro dígitos.

Desconexión de la realidad y de las funciones 

La situación se agravó a medida que cayeron los precios del barril petrolero, sostén de la economía venezolana, lo que redujo drásticamente la capacidad del Gobierno para compensar la caída de la producción nacional con importaciones.

La analista en temas militares Rocío San Miguel, de la organización no gubernamental Control Ciudadano, dijo que los anuncios de Padrino fueron bastante polémicos, pues no tienen relación con las funciones de ninguna Fuerza Armada contemporánea.

“Estos anuncios fueron recibidos jocosamente por la sociedad. Es una noticia sorprendente que se asigne a 18 generales para que se ocupen uno del arroz, otro del pollo, otro de la carne. No sabemos si ver esto con la seriedad del caso o con la preocupación del caso”, dijo a DPA.

Explicó que actualmente en Venezuela hay más de 1.200 generales y almirantes, lo que supera el personal necesario para las batallas anunciadas. Sin embargo, recalcó que ve el asunto más dirigido al aprovechamiento de la redistribución de los recursos del Estado, pues los sectores asignados a las importaciones de alimentos tendrán acceso a dólares baratos ya limitados.

“Es una distorsión de la realidad que 18 generales se asignen con capacidad para esto, mientras que hay capitales y tenientes que no cuentan con la comida en los cuarteles. Hay hambre en los cuarteles, mientras tenemos a generales con acceso a dólares baratos (para importaciones)”, señaló.

Terquedad socialista 

La respuesta de Maduro al desabastecimiento en los mercados, que alarga cada vez más las colas cotidianas de compradores en los supermercados y tiendas, ha sido aumentar las atribuciones y responsabilidades de los militares en el campo económico.

Recientemente las autoridades de Caracas emitieron una amenaza de sanciones a las panaderías que permitan filas excesivas de compradores en sus alrededores, lo que no resolvió el problema. Las colas continúan, al igual que el desabastecimiento.

Los representantes del gremio panadero recordaron que Venezuela no produce trigo y que la solución en este caso sería aumentar las importaciones de harina, que se han recortado más allá del 60 por ciento.

La desesperación por la escasez de bienes de consumo quedó registrada en las recientes imágenes tras la apertura de la frontera con Colombia, con decenas de miles de venezolanos pasando al lado colombiano en buscan de bienes escasos.

Negar lo evidente 

El presidente Juan Manuel Santos denunció esta semana que miles de venezolanos pasan la frontera y se quedan ilegalmente en el país.

Cada vez son más crudas las historias de personas que viajan fuera de las fronteras y traen maletas repletas de bienes y medicinas que no consiguen en Venezuela. Ocurren con el paso a Colombia y también con el de Brasil.

La tercera encuesta nacional de hospitales 2016, realizada por la red Médicos por la Salud, reportó que al menos 76 por ciento de los centros médicos del país tienen fallas severas de medicamentos.

El líder opositor Henrique Capriles, gobernador de la región central de Miranda, advirtió que tendrá que decretar una emergencia alimentaria escolar por la situación de las familias.

“Vamos a tener que decretar emergencia alimentaria escolar y seguir tocando puertas para buscar donaciones y mantener nuestro programa de Alimentación Escolar cuando se retomen las clases”, alertó.

El analista Luis Vicente León, de la encuestadora Datanalisis, dijo que la escasez es el resultado de un modelo basado en controles.

“Controles de cambio y precios, expropiaciones, aumento compulsivo de salarios, racionamiento. ¿Puedes nombrar un solo lugar donde eso funcionó?”, preguntó.

Por un tiempo, el Ejecutivo cubrió con importaciones parte de la producción nacional que cayó en picada tras las expropiaciones de empresas desde 2007, pero con la reducción de los ingresos petroleros por la baja del precio del barril tuvo que recortar los dólares para las compras en el exterior.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió recientemente que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria por el desabastecimiento en los mercados.

El embajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez, le replicó: “No sé de dónde saca esas cifras y esas aseveraciones”. Agregó que crisis humanitaria hay en Yemen, Siria y Libia.

comparte