Fuente: El Nacional 

Este sábado en la tarde funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) volvieron a reprimir a los manifestante de la oposición que marcharon con destino a la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas. Nuevamente no pudieron llegar.

 Crédito El Nacional

Crédito El Nacional

La movilización opositora comenzó a ser reprimida por los efectivos de seguridad en la avenida Libertador, a la altura de La Campiña, después de que los manifestantes se concentraron en la calle Élice de Chacao, en la avenida Francisco de Miranda.

A pesar de la situación, ciudadanos avanzaron y llegaron a la iglesia de la Chiquinquirá, en La Florida, donde los efectivos también intentaron dispersarlos.

Residentes de los edificios cercanos tocaban cacerolas en señal de protesta y lanzaron crema dental a los manifestantes para que intentaran paliar los efectos de los gases.

En la calle Alameda, en La Campiña, manifestantes se refugiaron en los edificios para resguardarse de los funcionarios. También hubo bombas lacrimógenas en la avenida Francisco Solano de Sabana Grande.

Ante la represión, los manifestantes se dispersaron a Las Mercedes, Bello Monte y Chacaíto.

Funcionarios de la PNB y de la GNB reprimieron a los manifestantes opositores que se dirigieron a la parte de arriba de la autopista Francisco Fajardo, a la altura de El Rosal. Debido a la represión, se devolvieron en sentido este. El grupo que se encontraba  a la altura del CCCT fue atacado con bombas lacrimógenas y perdigones.

Es la tercera vez esta semana que los manifestantes opositores intentan marchar hacia el centro de la ciudad. Tanto el martes como el jueves los cuerpos de seguridad del Estado arremetieron contra los manifestantes con lacrimógenas, perdigones y la ballena.

comparte