Como hace una semana, la protesta en San Félix comenzó por hambre. A lo largo de los casi 2 kilómetros de la populosa avenida Manuel Piar, la comida tampoco llegó este jueves.

Crédito Correo del Caroní

Crédito Correo del Caroní

De las colas madrugadoras, un grupo de 60 personas pasó a la calle y en tres puntos quemaron cauchos exigiendo el abastecimiento de productos básicos en Venezuela y que, según el último informe del Cendas, tienen más de 50 por ciento de escasez.

Los manifestantes quemaban cauchos y permanecían parados en el brocal de la avenida de tres canales, principal arteria vial de transporte público y una de las referencias comerciales más importantes de Guayana; justo hace 11 meses y en este mismo lugar, estallaron los primeros saqueos por desabastecimiento.

En una primera mediación, el jefe del Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) Bolívar, Freddy Zambrano, les dijo que no era necesario la cola porque ahora los alimentos serían distribuidos por los comités legales de abastecimiento y producción (CLAP), la nueva figura creada por el Gobierno con el propósito de mitigar el desabastecimiento y reducir la reventa de alimentos.

La respuesta indignó a los protestantes. Una muchacha les gritaba cobardes, mientras unos hombres avanzaban con las manos alzadas. “Cobardes”, “desgraciados”, les decía una muchacha con jean azul y franela fucsia.

Ya a las 9:00 de la mañana todos los supermercados, abastos chinos, ferreterías, tiendas de artefactos y algunas agencias bancarias estaban completamente cerradas.

Como los afectados no se iban, el equipo antimotín avanzó hacia la protesta. La primera actuación fue infructuosa. Los efectivos marcharon hasta la primera línea de cauchos quemados, donde unas 20 personas les insultaba y exigía alimentos.

Cuando se percataron que la Guardia Nacional se preparaba para disparar perdigones, más se amotinaron y de las calles del barrio Bella Vista salieron dispuestos a enfrentarse.

La GN lanzó dos bombas lacrimógenas y disparó perdigones a unos 30 ciudadanos que no se replegaban. Todos corrieron pero una vez pasaban los efectos del gas, intentaron tomar la calle nuevamente.

Complicidad parapolicial

La manifestación fue completamente dispersada por 30 motorizados civiles que la gente llamaba colectivos. Hombres armados vestidos de civil que, a lo largo de toda la avenida, fueron correteando a los protestantes. Al menos dos personas denunciaron haber sido robadas.

El comandante de la GNB les indicaba por dónde habían ido. “Se metieron por allá”, les decía a los motorizados, mientras estos les perseguían.

Correo del Caroní preguntó a Zambrano por la presencia de los motorizados y este solo respondió que ellos los estabanayudando; después afirmó desconocer de qué se trataba.

“No ha llegado alimento aquí. Cómo es posible que nosotros tengamos una semana en esto, y aquí no nos han mandado alimento. Supuestamente es el CLAP, pero ¿dónde está el bendito CLAP? ¿Dónde está? ¡Hasta cuándo vamos a estar así!”, reclamaba Doreicy Mujica, una señora con perdigones en las piernas.

Unos tres manifestantes denunciaban lo mismo a la prensa y le reclamaban al comandante Zambrano, pero callaron cuando los motorizados pasaron a nuestro lado. “Todo listo Zambrano, cualquier cosa me avisas”, le dijo un hombre de jean, lentes de sol, a bordo de una de las motos que circulaba por la arteria vial.

Frecuente

“Pírate de aquí, arranca de aquí o lanzo plomo”, le dijo un motorizado a bordo de una moto verde a América Pérez.

Vecinos aseguran que la actuación de la banda siempre ocurre con la protesta de alimentos. “Esos motorizados son malandros, son los colectivos del Gobierno, tal como pasó hace una semana cuando la comunidad de Chirica Vieja cerró la vía Upata, a pocos metros de la protesta. Salimos a protestar y la GNB arremete contra nosotros. ¿Qué es lo que está pasando? No podemos salir a protestar”, reclamó Mujica.

El gandolero Antonio Ugas denunció que desde hace una semana no consigue comida, pero “la GNB mandó a traer el colectivo en moto, puro malandro es lo que trajo para arremeter contra nosotros y sin embargo a ellos no les dicen nada, pero al pueblo sí y le disparan”.

“Soy un venezolano más humillado y pisoteado por este gobierno, imagínate yo cómo estarán mis hijos. ¿Por qué no los paró? Porque están con ellos. Son miedosos. Al pueblo los tiros pero a ellos no. Son malandros del mismo gobernador (del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez), ese es el colectivo del Gobierno que usan para asustar al pueblo”.

Alexander Marcano, quien también estaba en la avenida, reclamó que a su hija que salía del liceo le robaron el teléfono a mano armada. “Y la guardia tranquilita viendo todo”.

Alejandra  Cotúa recordó que la semana pasada protestaron por la misma razón y recibieron la misma respuesta. “Se hizo lo mismo, nos hicieron correr, nos echaron humo, y ahorita decomisaron pues”. “Solo estábamos protestando pacíficamente por la comida”.

Durante el reclamo, dos minitiendas en el Centro Comercial Auyantepuy fueron robadas. Les rompieron los vidrios y cargaron con accesorios de teléfonos móviles y peluches. Al menos tres personas fueron detenidas en los disturbios.

Comercios cerrados

En las últimas dos semanas, los negocios han cerrado en tres oportunidades por las alarmas de saqueo. La gente protesta porque no llegan los alimentos o porque, aseguran, es desviada por la GN hasta el kilómetro 88 en Las Claritas.

Fuente: Clavel Rangel, Correo del Caroní

comparte