Fuente: El Nacional 

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) impidieron que el diputado a la Asamblea Nacional, Daniel Antequera, denunciara a los medios de comunicación presuntos hechos de corrupción en la Corporación Socialista de Cemento, cuya planta se encuentra en Barquisimeto,

Crédito El Nacional

Crédito El Nacional

Los efectivos militares se acercaron al lugar, cerca de las 9:00 am, en una camioneta negra. Un funcionario aseguró que no se podían hacer denuncias en la zona y Antequera le respondió que se encontraba en la vía pública y no podían prohibirle que declarara a los medios de comunicación.

Posteriormente, otros dos funcionarios se bajaron de la camioneta y con los fusiles en mano, quisieron amedrentar a las personas que se encontraban ahí. Pidieron a los periodistas que se retiraran, tomaron fotos y estuvieron hasta que el diputado se retiró.

El parlamentario por el estado Lara denunció que la empresa ha decaído desde que el ex presidente Hugo Chávez ordenó su expropiación.

“De las tres chimeneas existentes, sólo funciona una, la cual bota humo negro producto del mal estado en que se encuentran los filtros y la desinversión pero además hay una gran contaminación en el ambiente que afecta a los habitantes de las comunidades aledañas”, aseguró.

Reiteró que si el Ministerio de Salud diera cifras oficiales, se pudiera conocer la cantidad de personas enfermas que ha generado el humo de la fábrica.

Por otra parte, el también secretario general de la Causa R en Lara, expresó que la empresa del gobierno sólo produce 30 % de su capacidad, lo que es llevada a otros países para venderla.

“Si aquí hubiese suficiente producción para todos los venezolanos no nos oponemos pero no es posible que un saco de cemento se venda en 60.000 bolívares mientras que en la Isla del Caribe se lleve a un precio módico”, expresó.

comparte