Caracas. En el entorno del G/B (Ej.) (r) Guaicaipuro Lameda hay, al menos, seis oficiales activos y sin cargo esperando en sus casas que en algún momento los llamen para trabajar. En sus años de actividad eso también ocurría, pero se trataba de casos puntuales, “entre generales y coroneles” que no pasaban más de un año sin tener un oficio asignado, recuerda. Ahora todo cambió. La ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional calcula que son mil los Oficiales No Ubicados (ONU) de la FAN, aun cuando son activos. Se distribuyen entre 235 oficiales de la Guardia Nacional, 300 del Ejército, 100 en la Fuerza Aérea y 200 en la Armada. Para el politólogo y analista del tema militar, Herbert Koeneke, que a un militar activo lo mantengan en su casa es un asunto de confianza que tiene sus raíces en la crisis de abril de 2002: “En ese momento se hizo una purga”. Desde entonces, cree él que el primer mandatario consideró que quienes lo rodeaban eran “personas incondicionales”. El Ejército venezolano, a pesar de ser la fuerza preferida de Chávez, (siete de los nueve ministros de la Defensa de su gobierno egresaron de la Academia Militar de Venezuela), no escapa a esta situación. En la actualidad 17 generales de esta institución se encuentran sin cargo, en sus casas, esperando que los pasen a retiro. Fuente: Tal Cual. Pág. 32. Caracas. 11/04/2008 Patricia Clarembaux

comparte